<span id="hs_cos_wrapper_name" class="hs_cos_wrapper hs_cos_wrapper_meta_field hs_cos_wrapper_type_text" style="" data-hs-cos-general-type="meta_field" data-hs-cos-type="text" >El bordado yucateco: patrimonio e identidad maya</span>

El bordado yucateco: patrimonio e identidad maya

22 mayo 2024
/
8 min. de lectura
Compartir

Este artículo se actualiza con mayor información cada mes.

 

Las raíces del bordado yucateco se remontan a los tiempos de los mayas prehispánicos, como lo muestran los restos de telas encontradas en el Cenote Sagrado de Chichén Itzá. En Yucatán hay artistas textiles (tanto mujeres como hombres) en los 106 municipios del estado; éstos manejan al menos 30 de las 40 puntadas de bordado existentes en el país, haciendo del bordado uno de los más importantes símbolos de identidad y, recientemente, de progreso económico.

 

La UNESCO y el bordado maya

2404 Bordado Yucateco Taller UNESCO

 

Por ello, en el 2023, se puso en marcha la iniciativa Desarrollo económico y social con perspectiva de género a través del arte textil en Yucatán, cuyos principales objetivos son fortalecer el arte textil de Yucatán, dignificar a quienes lo practican, valorar su importancia cultural, social y económica, promover la equidad de género y crear un Plan de Salvaguardia que garantice su viabilidad. La UNESCO implementó dicha iniciativa con la valiosa participación de Fundación BANORTE y de la Secretaría de Cultura y las Artes (SEDECULTA), Secretaría de las Mujeres (SEMUJERES) y el Instituto Yucateco de Emprendedores (IYEM), agencias del gobierno estatal. 

 

Importancia del bordado en la vida maya

2404 Mestizas con la UNESCO

Los bordados han formado parte esencial del ciclo de vida de la población maya, porque el nacimiento, el bautizo, la comunión, la boda y la vida misma, están íntimamente relacionadas con el bordado.

 

Lo mismo sucede con el Jéets’ Méek’, una ceremonia de iniciación social que se practica a la niñez maya para presentarlos en sociedad. 

 

El bordado maya como parte de las celebraciones religiosas

También la vida religiosa y espiritual se engalana con bordados: sudarios, ternos de vírgenes, pabellones, estandartes y los ternos que portan las mujeres adornando el paisaje cultural maya yucateco en gremios y vaquerías para los santos patronos de pueblos y ciudades.

 

Siendo parte de la vida simbólica y religiosa maya, los bordados han formado parte esencial de sus creencias y cosmovisión, y desde luego tienen lugar en la milpa, que ha sido el sistema que provee de alimentos a las familias y que ha favorecido la existencia de la selva y de su riqueza biológica.

 

El bordado maya, elemento del vestido típico de Yucatán

El hipil y el fustán, que forman la indumentaria femenina de Yucatán desde tiempos precoloniales, se bordan en el cuello y en el ruedo en un patrón de diseño distintivo. Éste, además de permitir identificar la pertenencia al suelo yucateco de quienes la portan, permite identificar la región de origen, por el tipo de bordado, la composición y los colores.

 

El bordado es, en definitiva, patrimonio e identidad de la Península de Yucatán. 

 


Una breve historia del bordado maya yucateco

2405 Mestizas bordados yucatecos by UNESCO slogo

El bordado en Yucatán tiene una historia centenaria. Según Graciela García Lascurain, restauradora del INAH, si bien hay estudiosos que sostienen que el bordado fue introducido por los y las españolas, hay evidencia arqueológica de la presencia del bordado (además del tejido) desde tiempos prehispánicos. Describió las técnicas encontradas en textiles dragados del Cenote de Chichén Itzá, y reportó en 1989, siete técnicas de tejido y una de bordado: el Chuuy K’ab, conocido como punto de satín.

 

Hay otra puntada, el Xmanikté, que puede ser prehispánica y endémica de Yucatán. No tiene nombre español; sólo se distribuye en pueblos; es una puntada serpentina, que representa los rombos de la víbora de cascabel, y es soporte de múltiples creencias mayas. No aparece en los libros de bordado. El Chuuy K’ab, el Xmanikté y el Xookbil Chuuy (“hilo contado” o punto de cruz), introducido por las españolas, han sido, junto con otras puntadas, pilares del bordado maya yucateco de mano por siglos.

 

El Hipil (distinto al huipil de otras regiones), indumentaria tradicional de Yucatán, y el terno, su versión de lujo, también son de linaje prehispánico. En la Colonia, el uso del hipil se confinó a las indias mayas y el terno distinguió a las mujeres mestizas. En el siglo XIX, mayas y mestizas compartieron hipiles, ternos e identidad. Ya todas fueron consideradas mestizas. Hoy el terno identifica con orgullo a todas las clases sociales.

 

En Yucatán dejó de tejerse la ropa porque el tributo colonial, que fueron telas lisas, acabó con los brocados tejidos de las telas de las mujeres mayas que, desde el siglo XVII adornaron sus telas con bordado. Por eso Yucatán es el estado con más técnicas de bordado en todo México (30 de 40). El bordado adorna prendas para rituales del ciclo de vida y celebraciones religiosas, laicas y oficiales y existen diseños, técnicas y colores que identifican regiones y pueblos.

 

2405 Maquina de Coser bordados yucatecos by UNESCO slogo

En el siglo XX, el bordado se enriqueció con la máquina de pedal que originó técnicas y diseños, y con la máquina de motor, que favoreció al bordado comercial. Ahora, la amenaza es el bordado digital que está sustituyendo tanto al bordado de mano como al bordado de máquina artesanal.

 

El bordado es un patrimonio cultural que ha dado y da identidad al pueblo maya yucateco; por eso, el 18 de marzo de 2024 fue nombrado Patrimonio Cultural Intangible de Yucatán. La salvaguardia de esta habilidad artesanal resulta imprescindible.

 


El Bordado de Mano en Yucatán

2404 Bordado Xmanikte by Olivia Camarena

La práctica del bordado artesanal en Yucatán es centenaria y afortunadamente sigue viva. Es una actividad vital que actualmente se practica sobre todo en municipios del sur, del oriente y del centro; además, es fuente de identidad cultural, creatividad e ingresos familiares. Yucatán es el estado del país donde se encuentra la mayor variedad de puntadas de bordado (30 de las 40 conocidas en México).

 

En el Yucatán colonial, el principal tributo fueron telas lisas que acabaron con las hermosas telas tejidas brocadas de los mayas ancestrales. Desde el siglo XVI, las mujeres aprendieron a engalanar sus telas con bordado de mano y así lo hicieron hasta los años 70s del siglo pasado, cuando la crisis de la milpa y del henequén empujó a las familias a buscar ingresos monetarios; un camino fue la venta del bordado, que antes era sólo para autoconsumo. La entrada al mercado de distintas prendas bordadas dio pie a la expansión del bordado asistido por máquinas de pedal y de motor, que, aunque es en cierta forma artesanal al requerir destreza por parte de quien lo elabora, es una forma diferente de artesanía. El bordado de mano se vio amenazado. Sin embargo, hoy sigue siendo apreciado y se promueve una revitalización del mismo, con base en su valoración social y cultural.

 

El Chuuy K’ab o “bordado de mano, el Xmanikté y el punto de cruz han sido tres pilares del bordado maya yucateco de mano por siglos, junto con otras puntadas como el mol mis, o “huella de gato”, el Le’e Subin u “hoja de subin”, el punto atrás, el punto de contorno, el festón, la cadeneta, etc., que suman alrededor de 20 puntadas, algunas con variantes. 

 

El Xmanikté o “flor siempreviva”, prehispánica y endémica de Yucatán, es una hermosa puntada serpentina que representa los rombos de la víbora de cascabel, y es soporte de múltiples creencias mayas. Actualmente, ésta y otras puntadas se están valorando y rescatando.

 

El “punto de cruz” llegó con las españolas y fue apreciado por las mayas porque podían representar las figuras geométricas predominantes del Yucatán antiguo asociadas a la víbora. Hoy día se conserva la creencia de tocar la piel de la culebra para bordar rápido, bien y saber combinar los colores. Al punto de cruz las mujeres mayas le llamaron Xookbil Chuuy, que significa literalmente “hilo contado”; en el español yucateco, el punto de cruz se conoce con ese nombre desde ese entonces.  

 

El bordado maya yucateco se está revitalizando gracias a un ambicioso proyecto que la UNESCO y el gobierno de Yucatán realizan, donde el bordado es considerado patrimonio cultural. A través de este proyecto, y de la mano de las bordadoras, se delinean una hoja de ruta y un plan de salvaguardia que reconocerá el glorioso pasado del bordado, valorará la importancia de su presente y promoverá acciones a futuro.

 

Fotografías por la UNESCO y Olivia Camarena, para su uso en Yucatán Today.

UNESCO

Autor: UNESCO

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) es el organismo dedicado a conseguir el establecimiento de la paz mediante la cooperación internacional en los ámbitos de la educación, la ciencia, la cultura y la comunicación e información (Obtenido de Historia de la UNESCO, 2024).

¡Recibe en tu correo los últimos artículos y mucho más de lo mejor de Yucatán!



Artículos relacionados