Maya con buhoUn día los animales se acercaron a un Maya y le dijeron:

—No queremos verte triste, pídenos lo que quieras y lo tendrás.

El Maya dijo:

—Quiero ser feliz.

La lechuza respondió:

— ¿Quién sabe lo que es la felicidad? Pídenos cosas más humanas.

—Bueno —añadió el hombre—, quiero tener buena vista.

El zopilote le dijo:

—Tendrás la mía.

—Quiero ser fuerte.

El jaguar le dijo:

—Serás fuerte como yo.

—Quiero caminar sin cansarme.

El venado le dijo:

—Te daré mis piernas.

—Quiero adivinar la llegada de las lluvias.

El ruiseñor le dijo:

—Te avisaré con mi canto.

—Quiero ser astuto.

El zorro le dijo:

—Te enseñaré a serlo.

—Quiero trepar a los árboles.

La ardilla le dijo:

—Te daré mis uñas.

—Quiero conocer las plantas medicinales.

La serpiente le dijo:

— ¡Ah, eso es cosa mía, porque yo conozco todas las plantas! Te las

marcaré en el campo.

Y al oír esto último, el Maya se alejó.

Entonces, la lechuza dijo a los animales:

—El hombre ahora sabe más cosas y puede hacer más cosas, pero

siempre estará triste.

Y la chachalaca se puso a gritar:

— ¡Pobres animales! ¡Pobres animales!

Contribución: Yurina Fernández Noa
[email protected]

Articulos relacionados:
Leyendas Mayas: La Princesa y el Escarabajo
Leyendas Mayas: Zamna y el Henequen
Mitos Mayas: Flor de Loto
Mitos Mayas: Dziu y el Maiz
Mito Maya: El Enano de Uxmal
Mito Maya: El Buho, Sabio Consejero
Mito Maya del Hombre Salvaje

Esta entrada también está disponible en: EN