Cada año a finales de octubre y principios de noviembre, las almas de los parientes y amigos que se adelantaron en el camino de la vida tienen un cita con sus seres queridos vivientes… en sus propias casas. Se preparan altares y una mesa dispuesta con comida y bebida para el espíritu de los visitantes: una manera de celebrar que gozan tanto vivos como difuntos.

Según la tradición, se celebran a los niños el día 31 de octubre y se llama Día de los Angelitos. Se recuerdan a los adultos el día 1 de noviembre y se llama Día de Todos los Santos y el 2 de noviembre es para todas los almas, y se llama Día de los Fieles Difuntos.

La Tradición Maya

De acuerdo a la tradición maya, del 31 de octubre al 2 de noviembre, las almas de las personas fallecidas obtienen permiso para regresar a sus hogares y con sus seres queridos. Éstos preparan con gran devoción y entusiasmo los altares que honran a los parientes que ya no están vivos. Suelen colocarse en un lugar especial de la casa y no puede faltar una mesa adornada con veladoras, flores “xpujuc” (de tipo silvestre y color amarillo), “xtés” en color rojo, manteles nuevos (recordemos que es una celebración importante), fotografías de todos los familiares ya fallecidos, símbolos como un vaso de agua y sal, así como comida y bebida de la temporada en tres tiempos, desayuno, almuerzo y cena.

31 de octubre, los niños

El 31, el primer día, está dedicado a los niños y se colocan en el altar dulces, juguetes, frutas como jícamas, mandarinas y naranjas, así como el “xec” (ensalada preparada con las frutas anteriores), dulce de papaya, coco y pepita en formas diversas.

1 de noviembre, los adultos y 2 de noviembre, los fieles difuntos

Los siguientes días se ponen en la mesa comida y bebida para los difuntos adultos. Por ejemplo, para desayunar, un chocolate caliente servido en una jícara, café y pan para cada uno de los difuntos. Para comer y cenar se prepara el tradicional (y ansiado por los vivos) “pib”, tamales y la comida favorita de los fallecidos, así como vasos con aguardiente o bebidas que le gustaban en vida.

Si te preguntas si después se puede comer todo eso, la respuesta es sí. Luego de unas horas en las que se cree que el espíritu se alimenta de los olores de la comida, entonces la familia también puede disfrutar de todas esas delicias.

¿Dónde ver los altares y otras tradiciones?

Además de los altares que se colocan en las casas, también en las escuelas es tradicional que se realice un concurso de altares entre los alumnos o bien uno de toda la escuela.

En algunas plazas comerciales también se colocan altares con los elementos que hemos platicado. Otra tradición es que se realizan “arreglos” de pintura y limpieza en las tumbas de los fallecidos.

El Hanal Pixán es una celebración tradicional, una de las más importantes en Yucatán, en la que se conjugan lo mejor de la cultura, la gastronomía y el misticismo. ¿Te animas a poner tu altar? Una visita al mercado y tendrás todo lo necesario.

Editorial por Violeta H. Cantarell
Fotografía de Yucatán Today

Lee más sobre Día de Muertos y Hanal Pixán:

Programa de Actividades 2018

 

Descubre un poco más sobre  Día de Muertos aquí:

Un video por Gustavo Moguel
FB: Gustavo Moguel
IG: @gustavomoguel

Conoce una de las tradiciones del estado de Campeche más particulares:

Un cortometraje por Pegasus Family
Escrita y dirigida por Oliver Kyr

 

Esta entrada también está disponible en: EN