“In yaakumech” (“Te amo” en lengua maya)

Si buscas un ritual simbólico, espiritual, sagrado y lleno de misticismo para celebrar tus nupcias, entonces la boda maya es para ti. Imagínate tu ceremonia rodeada de símbolos de gran tradición y raíces prehispánicas, con música de caracol, olor a miel, cacao y balché (vino maya). Pues si decides realizar tu boda o renovar tus votos matrimoniales con un ritual simbólico, espiritual y sagrado, la ceremonia maya es la ideal para ti.

Aunque no tiene valor legal, recupera la unión que los mayas tenían con la naturaleza. Generalmente es dirigida por un chamán (sacerdote) en lengua maya e inicia desde un día antes con un baño en temazcal que purifica y prepara a los novios para esta unión.

El día de la ceremonia los futuros esposos acuden vestidos de blanco, también los invitados pueden portar colores claros. Los novios entran a un círculo de azúcar marcado en la tierra por el chamán, quien previamente ya solicitó permiso a los bacabes (dioses mayas) correspondientes a los cuatro puntos cardinales. En el centro se prepara un altar con elementos representativos de los cuatro elementos naturales usando los colores blanco, negro, azul, verde, rojo y amarillo, que simbolizan la vida y sus ciclos.

Al igual que en otras ceremonias religiosas, a la pareja se les entregan símbolos de prosperidad. En la boda maya, está representado por el cacao; el maíz, para que no falte alimento en su mesa; y la miel, para que la dulzura del amor permanezca siempre en la relación.

El ambiente se inunda con aroma de copal, canela e incienso. Se ofrendan flores, agua como símbolo de la simpleza de la vida, semillas y balché, bebida maya elaborada con la corteza de dicho árbol fermentada en agua. Cantos tradicionales y música con tambores, maracas y caracol impregnan de mística este momento especial. Los asistentes rodean a la pareja y acompañan con velas el final de la ceremonia, alumbrando con buenos deseos su nuevo camino.

El banquete puede consistir en Queso Relleno, tamales, Pavo en Escabeche, Pollo Pibil, Poc Chuc y pozol, bebida local hecha con maíz.

Las bodas mayas se pueden realizar en lugares ancestrales bendecidos, como cavernas, cenotes o bien en exteriores rodeados de naturaleza. Su simplicidad, originalidad y profundo significado hacen que ese momento especial se convierta en una experiencia única.

Por Violeta H. Cantarell