Una de las cosas que más disfruto hacer cuando ando de viaje por carretera es descubrir esos rinconcitos discretos que no tenía planes de visitar; en los que paré, por cualquier motivo, y terminé encontrando un tesoro escondido a simple vista. Hoy te traigo la oportunidad de hacer un poco de trampa, y conocer por adelantado dos de estos lugares para llevar a tu familia y quizá hacerles creer que los encontraste por casualidad. 

 

Tu destino te espera sobre la carretera (libre) de Valladolid a Cancún, en uno de los puntos más al extremo oriente del estado de Yucatán. Entre Chemax y X-Can se encuentran dos de los cenotes mejor conservados naturalmente que he visitado. Ambos son administrados por cooperativas (es decir, son propiedad colectiva de un grupo de pobladores locales) y celosamente cuidados por sus miembros: el cenote Choj Ha (hasta hace poco conocido también como “la Catedral de las Maravillas”) y el Cenote Pueblo Fantasma. 

 

 

El cenote Choj Ha

Lo que tienen en común es que ambos son de lo más natural que te vas a encontrar. En Choj Ha te recibirá una escalera de piedra (“la madera es demasiado resbalosa”, nos explicaron don Gonzalo y don Ricardo, nuestros anfitriones), y ésa es la única adecuación que se le ha hecho a este cenote. Si llegas y no hay nadie ya adentro de la cueva, deberás esperar a que tu guía arranque la planta portátil de electricidad para prender los focos con que la cueva se ilumina. 

 

Cenote Choj Ha Catedral de las Maravillas by Yucatan Today

Apenas entres, entenderás perfectamente de dónde salió el sobrenombre de “Catedral de las Maravillas”. Antes de visitar, te sugiero encarecidamente tener bien frescos todos los datos que encuentres sobre la formación de estalactitas y estalagmitas (aquí te va uno: crecen menos de 10 cm en 10,000 años). Si viajas con niños, es una oportunidad única de mostrarles geología en acción, y si no, podrás impresionar al resto de tu grupo con tus conocimientos. 

 

 

Cenote Choj Ha en Xcan by Yucatan TodayPara quién es el cenote Choj Ha

Si lo tuyo es más admirar las maravillas de la naturaleza y el azul del agua te llama como canto de sirena, es difícil explicar con palabras cuánto vas a disfrutarlo. 

 

Déjame mejor decirte quién no va a disfrutar el cenote Choj Ha: personas que no se sientan cómodas en el agua (lejos de los enormes sistemas de estalagmitas y columnas, el cenote Choj Ha tiene alrededor de entre 15 y 18 m de profundidad); personas que no se sientan cómodas en espacios cerrados (Choj Ha es amplio, como una catedral, pero sigue siendo un cenote bastante cerrado); y personas que prefieran cenotes muy  producidos, con plataformas, trampolines y luces de colores. 

 

 

Llegar al cenote Choj Ha

El cenote Choj Ha se encuentra unos 700 m al sur de la carretera. Está bien señalizado, y el camino, que no está pavimentado, está en muy buenas condiciones gracias a los mismos miembros de la cooperativa. El acceso cuenta con área de cambiadores y regaderas (obligatorias antes de descender al cenote), así como chalecos salvavidas en caso de que no viajes con los tuyos. 

 

 

 

Cenote Pueblo Fantasma, más que un cenote

 Conejo en Cenote Pueblo Fantasma by Yucatan TodayEl recorrido en Cenote Pueblo Fantasma

El cenote Pueblo Fantasma está un poco más retirado de la carretera; para llegar tendrás que desviarte unos 10 km al norte desde el poblado de X-Catzín. Aquí, una gran palapa decorada con murales te recibe, casi como un portal a un mundo distinto al que conoces. Primero conocerás el huerto, de donde la comunidad cosecha los ingredientes que se usan en la preparación de los alimentos del pequeño restaurante donde sirven algunos platillos típicos de la región. Si viajas con niños (o si te gustan los animales), no dejes de hacer una pausa para pasar al corral de los conejitos; quizá te dejen acariciar uno (no te preocupes; éstos son mascotas, no proteína). 

 

Tu visita a Cenote Pueblo Fantasma incluye también una demostración de elaboración de tortillas a mano; con algo de suerte, quizá te toque probar una botanita, como Sikil P’aak (a base de pepita de calabaza y tomate) o unas chayitas (a base de masa y hoja de chaya). Igualmente podrás probar la miel de las abejas meliponas (sin aguijón) que tienen en el área. 

 

 

Cenote Pueblo Fantasma vista panoramica by Yucatan TodayEl cenote en Cenote Pueblo Fantasma

Igual que el Cenote Choj Ha, el cenote en Pueblo Fantasma es prístino, de tipo caverna, con una bóveda enorme y una característica que lo hace parecer de otro mundo: parte de la estructura de las formaciones geológicas dentro de la caverna colapsó hace miles de años, formando una enorme mole de estalactitas dispuestas de forma diagonal. Es realmente una de esas cosas que tienes que ver para creer. 

 

 

 

 Pollo Pibil en Cenote Pueblo Fantasma by Sara AlbaComida en el Cenote Pueblo Fantasma

Como mencionamos antes, el Cenote Pueblo Fantasma cuenta con un pequeño restaurante con un menú limitado, disponible en cualquier momento que caigas de sorpresa. Sin embargo, reservar con anticipación te da la opción de encargar una comida enterrada (elaborada en un horno tradicional subterráneo o Píib), ya sea cochinita o pollo pibil, y participar en su desentierro. Si reservas con anticipación (y te interesa la idea), pregunta también por la disponibilidad de don Julio Caamal, J-meen (sacerdote maya) de la comunidad cercana, quien, si lo solicitas, te dará la bienvenida con una breve ceremonia maya. 

 

 

Cenote Choj Ha by Sara AlbaAntes de entrar al cenote

Un cuidado muy especial que las cooperativas que administran estos dos cenotes toman para la conservación de sus aguas es que es absolutamente obligatorio usar las regaderas antes de ingresar a las cuevas. Esto permite mantener los cenotes libres de los químicos que se encuentran en filtros solares, repelentes de insectos, cremas, desodorantes, etc., pero tiene la ventaja adicional de prepararte para lo fría que estará el agua cuando te metas. 

 

Ya estando adentro, te llamará la atención lo que parece una capa fina de algo que parece aceite sobre la superficie del agua; según nos explicó don Ricardo, en el cenote Choj Ha, se trata de los mismos minerales del agua, que son buenos para la piel. Quizá veas también unas bolitas cafés flotando por ahí y posiblemente te horrorices, pero sólo son semillas del árbol de Pixoy o guásimo (Guazuma ulmifolia), que los visitantes voladores al cenote llevan con ellos, y sirven de alimento a los peces que ahí viven. 

 

¿Qué llevar al visitar un cenote?

Entrada al cenote, Cenote Pueblo Fantasma by Yucatan Today

Aunque en ambos cenotes hay chalecos salvavidas en varios tamaños, si tú o tu familia tienen los suyos propios con los que estén cómodos, nunca están de más. Por otro lado, un visor o snórkel enriquecerá mucho tu visita, pues te permitirá ver las bases de algunas de las estalagmitas a tu alrededor. Una lámpara submarina podría ser útil ya sea para explorar o para darte una idea de la profundidad de los cenotes. 

 

Lo que no puede faltar es, desde luego, tu traje de baño y, si lo deseas, un cambio de ropa. Yo siempre recomiendo llevar toallas de secado rápido o, aun mejor, las deportivas de nadador. 

 

 

Precio de la entrada a los cenotes Choj Ha y Cenote Pueblo Fantasma

La tarifa de admisión al cenote Choj Ha y Cenote Pueblo Fantasma oscila entre los $100 y $150 pesos; si reservas para el recorrido que incluye comida preparada en el Píib, el precio es de $400 pesos por persona, aproximadamente

 

 

Cómo llegar a los cenotes Choj Ha y Cenote Pueblo Fantasma

La población de X-Catzín, el punto medio entre ambos lugares, se encuentra a 38 km (aproximadamente 40 minutos en auto) al oriente de Valladolid. 

 

 

Ubicación de Cenote Choj Ha: https://maps.app.goo.gl/eXaXkAMtQcADjKgo6
Ubicación de Cenote Pueblo Fantasma: https://maps.app.goo.gl/mtDwHZy9GcVnmAxSA 

 

 

Ahí lo tienes. Con amigos, familia, o incluso por tu cuenta, cualquiera de estos dos destinos bien vale la pena la parada en camino a otro destino. Pero hasta si haces el viaje sólo para conocerlos, estoy segura que no te vas a arrepentir. 

 

 

Carta editora Yucatán Today - octubre 2023

 

Por Alicia Navarrete
Comunicóloga nacida circunstancialmente en la Ciudad de México, pero que dice “uay” desde 1985. La vida me ha dejado ver el mundo, lo que a su vez me ha permitido descubrir cuánto amo el lugar en el que vivo. 

 

Fotografía por Sara Alba y Yucatán Today para su uso en Yucatán Today.

Esta entrada también está disponible en: EN