En Yucatán se consumen bebidas de gran tradición que sorprenden a visitantes y locales, ya sea por sus ingredientes (miel, flores, maíz), la receta y técnica que se utiliza para su preparación o por su sabor único. Destacan el licor de Xtabentún, el licor de henequén, el balché y el pox, principalmente. Para conocerlos, preparamos una guía que te ayudará a identificar cada uno… estamos seguros que querrás probar todos.

 

LICOR DE XTABENTÚN (Flor de la Mañana o Flor del Mayab)

Esta ancestral bebida maya se utilizaba en ceremonias en Yucatán y su evolución ha permitido que sea ampliamente conocida en la Península como un licor con fuerte aroma y un sabor que marida perfectamente con la intensidad de sabores de la comida regional. Se elabora con miel fermentada resultado de las abejas meliponas de Yucatán, anís y ron. Se destila de manera natural y se puede combinar en cocteles, o servir solo, frío o acompañando al café. El licor de Xtabentún forma parte de una de las leyendas más conocidas en Yucatán… la de La Xtabay.

 

Si visitas Yucatán tienes que probarlo como digestivo después de una comida, llevar una botella para disfrutar a tu regreso o como regalo a alguien apreciado. Lo puedes encontrar de marcas yucatecas como D’Aristi y Argáez en botellas de 500 ml y 750 ml, así como en ediciones especiales.

 

LICOR DE HENEQUÉN

Elaborado del henequén, planta que ha dado fama a Yucatán, es un licor con un sabor parecido al mezcal pero con un toque único que lo hace muy particular. Es extraído de la fermentación y destilación de las piñas maduras del Agave Fourcroydes (nombre de la planta del henequén), donde se obtiene un licor de sabor seco pero muy agradable, que concluye el proceso añejándose en barricas de roble blanco.

 

Es una bebida única que puedes encontrar en varias versiones, solo o en mezcla con nance, mandarina y lima que se elabora en la entidad con calidad de exportación por la marca KUUCH.

 

BALCHÉ

Esta bebida alcohólica es usual entre las culturas mayas de toda la región sureste. En el caso de Yucatán se utiliza en ceremonias y rituales como una ofrenda a los dioses, por ejemplo en las ceremonias del Janal Pixan, e incluso con propiedades medicinales para varias enfermedades.

 

Se elabora a partir de la fermentación de la corteza del árbol del mismo nombre, junto con miel melipona, canela, anís y agua. Esta preparación es hervida por varias horas y se deja reposar por días hasta obtener un sabor dulce y bastante intenso. Se sirve en “lek” o jícaras. Su consumo está destinado a ceremonias y su elaboración es artesanal en las comunidades de Yucatán.

 

EL POX

El “pox” (aguardiente) es la bebida tradicional de las comunidades indígenas mayas de los Altos de Chiapas. Este destilado, elaborado en Yucatán a base de maíz, se considera como un elemento sagrado que se utiliza en ceremonias místicas y como símbolo de fraternidad. Como bien nos comenta Julio de la Cruz, propietario de La Poshería (Paseo de Montejo #486 por 41 y 43), cada sorbo de este licor es toda una experiencia, brinda alegría, cura el cuerpo y reconforta el espíritu. Su sabor es intenso, con similitud al mezcal o al tequila y se puede servir frío, puro o en cocteles, aunque lo ideal es probarlo de forma tradicional, solo.

 

Para su elaboración se utiliza maíz orgánico y agua, en un proceso tradicional que Julio ha rescatado y conservado de una receta ancestral. Si quieres vivir la experiencia pox, no te pierdas ir a La Poshería que inició en 2010 en San Cristóbal de las Casas, Chiapas y abrió en Mérida en 2015 ofreciendo esta bebida bajo la marca Pox Bankilal (en tsotsil significa “guardián y protector”). Ahí podrás degustar los productos y encontrar pox tradicional y de sabores: cacao, café, coco y vainilla.

 

¿Se te antojó alguno? No dejes de probarlo, llevarlo como recuerdo o como regalo. Compártenos tu foto degustando tu copa de pox, Xtabentún o licor de henequén.

 

Por Violeta H. Cantarell

Esta entrada también está disponible en: EN