leyenda Maní cenote Xcabachen vertical by Yucatán TodayYa sea que estés visitando Yucatán por primera vez o que eres un explorador experimentado de la región, es imposible no percibir el aire de misticismo que impregna cada rincón de Yucatán; ¿y qué mejor lugar para reflejar esto que un cenote? Los cenotes son uno de los sitios que no te puedes perder durante tu visita al estado. Cualquiera que haya tenido el privilegio de contemplar las aguas cristalinas de un cenote en lo profundo, y luego dirigir la mirada hacia el cielo más allá de las estalactitas, puede dar fé de la vibrante energía que algunos de estos maravillosos tesoros naturales poseen.

 

Más allá de su ambiente etéreo, los cenotes también son un testimonio de la profunda importancia cultural y espiritual que tuvieron para la civilización maya. No es de extrañar que muchos cuentos y leyendas se entrelazan con estos refugios celestiales, guardando secretos del pasado y profecías del futuro.

 

La leyenda del cenote Xcabachén, ubicado en el centro de Maní, es un relato fascinante que gira en torno a este pequeño cuerpo de agua dentro de una gruta del mismo nombre. Aunque su tamaño sea modesto, el cenote es el escenario principal de una poderosa leyenda. Se dice que todo comenzó cuando los españoles llegaron a la Península, ansiosos por expandir su imperio. Sin embargo, el cacicazgo Xiu tenía un audaz plan para enfrentarlos y proteger su tierra.

 

Los Xiu colocaron dos bolsas de maíz mágico dentro del cenote Xcabachén. La historia cuenta que aquellos que comieran el maíz se convertirían en guerreros de piedra, condenados a la inmovilidad hasta que un hechicero los liberara. El cacicazgo esperaba que estos guerreros de piedra resucitarán en el momento adecuado para luchar contra los españoles.

 

La leyenda advierte de una batalla épica donde los guerreros de piedra resucitados lucharán junto a una serpiente emplumada, símbolo de sabiduría y protección en la mitología maya. Juntos, desafiarán a los invasores y restaurarán el equilibrio en la Península.

 

Sin embargo, este enfrentamiento tendrá un costo. Como resultado de la batalla, la Tierra quedará completamente despojada de agua en todas partes, excepto por las aguas cristalinas del cenote Xcabachén. En medio de la desesperación, personas de todo el mundo acudirán a Maní para saciar su sed. Allí serán recibidos por una anciana y la misma serpiente emplumada emergiendo del cenote, ofreciéndoles agua de un cocoyol.

 

 Maní leyenda del cenote by Sara AlbaLa anciana tendrá un requerimiento: a cambio del valioso líquido, las personas deberán entregar a un recién nacido. Los bebés serán entregados a la serpiente emplumada como alimento, asegurando así la supervivencia y renovación del ciclo de vida.

 

Según la leyenda, este acuerdo se cumplirá cuando las voces de los hombres y los sonidos de los animales resuenen desde las profundidades de las grutas del cenote. Será en ese momento cuando la anciana y la serpiente emplumada se presenten para cumplir su propósito. Un dato curioso: algunos dicen que la anciana que custodia el cenote es la bruja de la leyenda del enano de Uxmal.

 

Como puedes ver, no es sorprendente que los habitantes de Maní lo conozcan como «el centro del universo». Este pueblo mágico, además de su encanto y su notable lugar en la historia, alberga una gruta verdaderamente mística donde muchas leyendas se entrelazan, todas remarcando el valor ancestral de estas maravillas naturales.

 

Grutas Xcabachén
Calle 27 x 30, Centro, Maní

 

Sara Alba headshot

 

Por Sara Alba
Panameña con acento mexicano desde 2005. Asistente Editorial, rocola andante y siempre acechando en redes, en la constante búsqueda de joyas escondidas por visitar y compartir.

 

Fotografías por Yucatán Today y Sara Alba para su uso en Yucatán Today.

Esta entrada también está disponible en: EN