Ya sean los traviesos aluxes, la imponente serpiente Tsukán o el venado Sip, son los animales, algunos humanos y dioses los protagonistas de los mitos del imaginario maya que continúan vigentes hasta hoy.

Transmitidos de generación en generación en las voces de los abuelos o de los pobladores más antiguos por sus enseñanzas y mensajes de sabiduría para todos, estas narraciones populares tienen algo de verdad y también están llenas de símbolos y fantasía, creando un universo tan rico como el de las películas o series que tanto nos encantan. ¿Listo para conocer mucho más sobre los seres fantásticos del Mayab?

 

Alux, el duende maya

Quizás uno de los seres más conocidos, y queridos, de la mitología maya. Originalmente creados con barro y miel, de tamaño pequeño (máximo 80 cm de altura), con aspecto infantil y espíritu protector, simpático y un poco juguetón. Adquieren “vida” una vez que se les realiza una ofrenda que incluye saká, una bebida a base de maíz con azúcar para “activar” sus cualidades protectoras en la milpa y ayudando a que la cosecha sea buena. Habitan en cenotes, grutas, cuevas, y en algunos terrenos o casas. Normalmente no se dejan ver pero sí sentir en cualquiera de los lugares mencionados con pequeñas travesuras, ya sean piedritas que son lanzadas sin que sepas de dónde vienen, o bien objetos pequeños que crees perdidos y aparecen en otro lugar. Si decides proteger tu casa con un alux, puedes adquirir uno de barro…¡no olvides ofrecerlo dulces y algún juguete!

 

Tsukán, guardiana de cenotes

¿Una serpiente de gran tamaño con cabeza y cabello de caballo que vive en el agua? Suena impresionante, ¿verdad? Así se considera a la tsukán (maya “tsuk”: caballo, y “kaan”: serpiente), guardiana de los cenotes, las grutas y los pozos, ya que protege el agua como un elemento esencial para la vida. Se cree que habita en lo más profundo de estos depósitos de agua sin contacto alguno con los humanos, así que no hay nada que temer. De acuerdo a las narraciones populares, sale de vez en cuando deslizándose en el monte para luego regresar a su guarida. Cuando ya es mayor le salen alas y vuela hasta perderse en el mar.

Sip, el rey de los venados

Así como en la selva el león es el rey, en el Mayab el venado es el heredero de este título, considerado también mensajero de los dioses con los humanos y protector de los animales, sobre todo ante los cazadores. El mito señala que es un venado un poco más pequeño que los demás, con ojos de jade y con unas astas más grandes que sostienen un enjambre de avispas que sirven de defensa en caso de ser atacado. Vive en el monte y emite gemidos para alertar en caso de presencia de cazadores, procurando conservar la especie.

Aluxes o duendes en Irlanda, serpientes gigantes que viven y protegen el agua, venados o leones protectores de la selva y la naturaleza. En muchas culturas encontramos historias similares de seres con características especiales que protegen las casas, el agua, a los demás animales o alertan a los humanos en caso de peligro. En el Mayab no podían faltar estos mitos milenarios.

Seres fantásticos, protectores y mitológicos que activan la imaginación y nos ayudan a mantener un equilibrio entre hombres y naturaleza.

 

Editorial por Violeta H. Cantarell
Fotografía Patricia Suárez para uso en Yucatán Today

 

Lee más sobre Leyendas y Mitos Mayas:

Esta entrada también está disponible en: EN