Si hay algo que distingue a la cocina yucateca es su gran variedad de platillos y su inigualable sabor. En gran parte se debe a los ingredientes que se utilizan para prepararlos, a las técnicas tradicionales que se han transmitido de generación en generación, pero el toque final lo dan las salsas que los acompañan. ¿Quieres conocerlas? Aquí te las presentamos.

No sería igual comer una rica Cochinita Pibil sin “xnipec” (la versión yucateca del pico de gallo), un vaporcito sin la salsa de tomate yucateca o cualquier platillo de esta tierra sin tener al lado una salsa de chile habanero en cualquiera de sus variedades, tamulado, “kut”, entre otros.

Salsa Yucateca de Tomate

Elaborada con tomate, aceite, cebolla, sal y ajo. De fácil preparación, solo se requieren de 2 a 3 tomates para acompañar una comida. Al momento de escoger los tomates, elige aquellos que tengan un aspecto brillante y estén ligeramente sólidos, ya que te darán un mejor sabor. Ponlos en agua caliente por unos minutos, luegolicúa con la sal, el ajo y la cebolla. Finalmente sofríe hasta obtener una consistencia ligeramente espesa. Sirve para acompañar los papadzules, los tamales estilo vaporcitos y en general a los antojitos yucatecos.

Salsa “Xnipec” (Nariz de Perro) o Pico de Gallo al Estilo Yucateco

Su nombre se debe a que te dejará una sensación húmeda en la nariz. Es una de las salsas estrella de la comida yucateca con una versión que incluye ingredientes locales, como el chile habanero, la cebolla morada y la naranja agria, a diferencia de la salsa pico de gallo tradicional. Se prepara además con tomate yucateco mezclando todos los ingredientes anteriores en pedazos pequeños, aderezados con sal y cilantro. Sirve para acompañar la Cochinita Pibil, los antojitos y muchos otros platillos. Su rico sabor otorga un sensación fresca pero cuidado al escoger los chiles, ya que puede resultar muy picosa.

Salsa “Kut” de Chile Habanero

Los chiles habaneros y cebollas se fríen con ajo, se licuan o se “tamulan” (en molcajete) con sal, cilantro y se agrega naranja agria o vinagre si quieres guardarlo en conserva. Resulta ideal para varias comidas, ya que resalta los sabores de la comida en general. Prepárala si eres muy valiente porque dependiendo de la cantidad de chiles que utilices puede resultar extremadamente picosa.

Además de estas versiones, también puedes preparar una salsa solo de chiles habaneros con naranja agria y sal; agrégale cebolla y ajo y hazla encurtida. Hay infinidad de variantes de salsas para todos los gustos siendo creativos con los ingredientes locales: tomates, chiles habaneros de todos los colores, cebolla morada, cilantro, ajos y aceite, eso sin olvidar que puedes también asarlos en un comal para darle otro sabor.

Lo que te podemos decir es que no hay platillo yucateco que no venga acompañado de una deliciosa salsa que complemente y resalte los sabores. ¿Te animas a preparar la tuya?

Por Violeta H. Cantarell