Si piensas que su nombre está relacionado con los cenotes, estás en lo correcto. Este municipio, ubicado a poco más de 100 kilómetros de Mérida en el camino entre Izamal y Tizimín, debe su nombre a la gran cantidad de cenotes (“dzonot”) que ahí se encuentran y particularmente a uno pequeño ubicado en la cabecera municipal.

Cuando llegas al centro de esta población se respira un ambiente de tranquilidad. En su plaza central encontrarás un kiosko, bancas y jardines… pero muy poca gente, ya que las condiciones de calor hacen que la vida transcurra muy temprano al amanecer o cuando el sol se oculta.

A un costado se ubica el palacio municipal que destaca por una torre con reloj que data de 1884 y que funciona hoy día marcando las horas con campanadas. También puedes visitar las iglesias de Santa Clara, que tiene un cenote para observación en la parte de atrás; y la dedicada a la Virgen de la Natividad, ambas construidas en el siglo XVII. En las afueras de la ciudad está la población de Tixbacab en la que puedes conocer la ex hacienda o visitar los vestigios arqueológicos de Tzebtún.

Pero regresemos a lo que seguramente estás esperando, los cenotes de esta población. Para conocerlos tienes que saber que lo que destaca de los habitantes de Cenotillo es su amabilidad, sobre todo para indicarte como descubrir esos cenotes escondidos que solo ellos conocen, ya que la mayoría se ubican en terrenos ejidales con acceso para los locales.

En Cenotillo encuentras cenotes de tipo abierto y otros más ubicados en cavernas o grutas.  Registrados con fines turísticos por las autoridades ambientales hay 12 cenotes, sin embargo los pobladores hablan de más de 130 cenotes. Destacan de tipo abierto Catak Dzonot, Itzamná, Mul’Dzonot, K’ai-pech, que resultan aptos para bañarse, bucear y observar; A’yin, Xoch y San Miguel son solo para observar.

El más importante es el cenote Usil, de tipo semi-cerrado dentro de gruta a 2 kilómetros de Cenotillo, en el camino de la carretera Buctzotz-Tizimín. Se accede por una entrada lateral y se desciende por escaleras hasta llegar al espejo de agua de color azul que mide 20 metros de largo por 6 metros de ancho. Su gran profundidad de 112 metros lo hace sumamente atractivo para practicar el buceo. Es recomendable usar chaleco salvavidas aun si solo se nada, evitar el uso de bloqueadores solares y tener mucho cuidado al descender por la pendiente.

Usil es un cenote que tiene muchas historias debido a que se cree es habitado por un guardián que algunos han identificado con un anciano o con una culebra que vive en sus profundidades. Lo que sí te podemos decir es que seas precavido y te acompañes con algún local. Otro cenote ubicado a 4 kilómetros de Cenotillo es Xooch. Cuenta con palapas, chalecos y condiciones para practicar el espelobuceo en el parador turístico Tsonot Kaaj. Para llegar a estos cenotes no dudes en subirte a un tricitaxi o mototaxi en el centro de la población. Recuerda llevar ropa y zapatos cómodos.

Esta ruta es ideal para los que buscan cenotes diferentes para descubrirse, para los que aman la aventura y la naturaleza así como la convivencia con los locales.

Por Violeta H. Cantarell