¡Feliz cumpleaños Mérida! El 6 de enero de 2019 nuestra ciudad celebra su 477º aniversario, coincidiendo con uno de los eventos más representativos de nuestra ciudad: el Mérida Fest, un festival lleno de vasta cultura e identidades diversas.

Mucho antes de que Mérida fuera conquistada por los españoles, fue conocida como la ciudad maya de T’ho y fue un centro cultural muy importante durante muchos siglos. El 6 de enero de 1542, Mérida fue oficialmente designada como nueva ciudad por un miembro de la familia Montejo, Francisco de Montejo «El Mozo».

Existieron tres conquistadores con el nombre de Francisco de Montejo: «El Adelantado», el padre; «El Mozo», el hijo; y «El Sobrino». Francisco de Montejo «El Mozo», nacido en 1502, salió de Cádiz, España en 1527 rumbo a Cozumel, empezando la primera campaña militar de la conquista de Yucatán, debido al fracaso de su padre. Fue enviado por “El Adelantado” a gobernar Tabasco, en donde se casó y tuvo un hijo.  Fue entonces que en 1542 logró la rendición de las tierras de Yucatán poniente, y fundó las ciudades de Campeche y Mérida. Luego hubo un levantamiento por parte de los nativos que fue mitigado en 1546, y logró la conquista de la parte oriente de Yucatán. Francisco de Montejo «El Mozo» vivió como ciudadano respetado en su casa, en el lado sur de la Plaza Grande. Años después se trasladó a Guatemala, en donde murió en 1565.

Las rocas y de las edificaciones y pirámides mayas se usaron para construir los edificios coloniales de mayor importancia en nuestra ciudad. Un claro ejemplo es la Catedral de San Ildefonso (1561-1598), ubicada en el lado oriente de la Plaza Grande. Es la catedral más antigua sobre el continente americano.

Otra razón importante para celebrar el 6 de enero es la Fiesta de la Epifanía, mejor conocida como Día de Reyes. Este es el día cuando los católicos y los cristianos celebran la revelación de Dios en forma humana (la encarnación de Jesucristo). La historia cuenta la visita de los Reyes de Oriente para adorar al Rey que había nacido en Belén. Simboliza la llegada de los tres reyes a Belén, trayendo oro, incienso y mirra para el Niño Jesús. Los niños de todo México esperan ansiosos el momento de despertar en la mañana del 6 de enero para encontrar juguetes y regalos dejados por los Reyes Magos. Es tradición dejarlos dentro de un zapato, a un lado del árbol de navidad. Un deleite especial de este día es la Rosca de Reyes: un pan dulce redondo como corona, decorado con frutas cristalizadas simulando joyas, que por dentro lleva pequeñas figuras de bebés que hacen alusión al Niño Jesús y que se meten en la masa antes de hornearla. Es muy divertido cuando cada persona corta su pedazo, porque la persona que recibe al Niño (muñeco) debe hacer una fiesta – tradicionalmente basada en tamales y atole, ambos productos de maíz – el 2 de febrero, día de Candelaria, cuando termina la época navideña en México.

Esta entrada también está disponible en: EN