Profecias mayasLos Mayas no hablan del fin del mundo, específicamente dicen que todo se transforma, que lo único que permanece es el espíritu, en su viaje de evolución hacia niveles superiores.

La primera profecía

Anuncia el final del presente ciclo, dice que desde 1999 quedan 13 años, que cada hombre está en el salón de los espejos para encontrar en su propio interior su naturaleza multidimensional.

Dejan codificado en su calendario la fecha clave para la transformación definitiva, el sábado 22 de diciembre del año 2012.

La segunda profecía

Dice que las respuestas a todo están en el interior del hombre, que su comportamiento determina su futuro, afirma que la humanidad se encuentra en un momento de transición fundamental hacia una nueva manera de percibir el universo… que la tierra y el sistema solar, están recibiendo un haz de luz, energía e información desde el centro de la galaxia, que eso está provocando un aumento en la vibración del planeta y las ondas cerebrales y las células del hombre, se están poniendo en equilibrio, con la nueva frecuencia, ocasionando enormes cambios en su comportamiento.

La segunda profecía muestra dos caminos: uno de comprensión y tolerancia, el otro de miedo y destrucción.

En ambos se aprenden las lecciones necesarias para la evolución de la conciencia.

Nos dice que la humanidad se dirige hacia una nueva época de armonía, que para llegar a ella, tenemos que enfrentar nuestros grandes miedos y aceptar que las situaciones difíciles, las vivimos para aprender de ellas, conservando la paz en cualquier situación que vivamos, por difícil que sea, podremos mantener y aumentar nuestra energía interna produciendo un estado de vibración alta y un estado de respeto por todo lo que existe.

Las situaciones difíciles, estarán en nuestras vidas mientras necesitemos aprender algo de ellas.

La tercera profecía

Dice que debemos tomar conciencia de nuestra influencia en el planeta para no seguir equivocándonos, o provocando su destrucción, como ha sucedido a lo largo de la historia… que los procesos de industrialización sin sentido ecológico han provocado con sus desechos un aumento general en la temperatura del planeta, que esto se acentuará con el aumento de la actividad del sol, causado por la energía que se recibe desde el centro de la galaxia ocasionando grandes cambios en el clima y en los vientos.

Serán vórtices de energía que limpiarán la superficie de la tierra, que son la manifestación de la inconformidad de nuestro planeta y de las energías elementales contenidas en su interior.

La cuarta profecía

Nos indica que el hombre debe terminar con su conducta depredadora, para sincronizarse con los ritmos de la naturaleza y ajustarse a los cambios que llevarán a todo el universo a una era de armonía, que los cambios en el clima, producirán el derretimiento de los polos, permitiendo así que la tierra se limpie y reverdezca nuevamente produciendo grandes cambios en la composición física de los continentes.

La quinta profecía

Dice que todos los sistemas basados en el miedo, sobre los que está fundamentada toda nuestra civilización, se transformarán simultáneamente con el planeta y el hombre, para dar paso a una nueva realidad de armonía.

Los sistemas fallarán para enfrentar al hombre consigo mismo, hacerlo ver la necesidad de reorganizar la sociedad y continuar en el camino de la evolución, que nos llevará a comprender la creación, dice que el DINERO dejará de usarse como medio de intercambio, y los síntomas que surgen desde distintas partes del mundo parecen confirmarlo.

Surgiría un solo camino espiritual común para toda la humanidad que terminará con todos los límites establecidos entre las distintas maneras de ver a Dios.

El nuevo día galáctico está anunciado en todas las religiones y cultos como una época de paz y armonía para toda la humanidad. Es claro entonces que todo lo que no produzca este resultado debe desaparecer o transformarse. La nueva época de luz no puede tener una humanidad basada en la economía militar de imposición de verdades por la fuerza

El amanecer de la galaxia debe basarse en el PROFUNDO RESPETO de los unos por los otros, y en el reconocimiento de todo lo que existe, la nueva humanidad no necesitará de sistemas tecnológicos de comunicaciones existentes, pues el hombre estará conectado mentalmente, la violencia dejará de existir.

Estamos en el final del ciclo de la noche de 5125 años. En el final de un día galáctico de 26.000 años, a punto de entrar en el amanecer de la galaxia. La época de cambio que los Mayas denominaron “El tiempo del no tiempo”, también fue profetizada por otras culturas y religiones. Todas coinciden en que está a punto de suceder un cambio de grandes proporciones y al final del último giro, aproximadamente en esta época vendría un período de caos que conduciría a una nueva fase de la evolución de la conciencia y a cambios sin precedentes en el hombre.

La sexta profecía

Dice que en los próximos años aparecerá un cometa cuya trayectoria pondrá en peligro la existencia misma del hombre, también anunciado por muchas religiones y culturas, en la Biblia, en el libro de las revelaciones, aparece bajo el nombre de Ajenjo.
Los Mayas sabían que para el hombre moderno, descubrir con anticipación un asteroide tan grande y luego desviarlo, sería uno de los mayores logros de la historia humana, y un hecho crucial, que nos uniría como especie.

La séptima profecía

Nos habla del momento en que en el sistema solar en su giro cíclico sale de la noche, para entrar al amanecer de la galaxia.

Nos dice que en los 13 años que van de el año 1999 al el 2012, la luz emitida desde el centro de la galaxia, sincroniza a todos los seres vivos y les permite acceder voluntariamente a una transformación interna que produce nuevas realidades, que todos tenemos la oportunidad de cambiar y romper nuestras limitaciones recibiendo un nuevo sentido, que quienes voluntariamente encuentren su estado de paz interior llevando su frecuencia de energía vital del miedo hacia el AMOR podrán captar y expresarse a través del pensamiento, y con él, Evolucionar.

Editorial por Anabell Castañeda

Lectura recomendada:

Esta entrada también está disponible en: EN