Phoenicopterus ruber, Mecoh (Maya)

Viajar a nuestras lagunas y manglares costeros de Yucatán para ver que el flamenco americano no es ni un mazo de criquet, como se muestra en “Alicia en el País de las Maravillas”, ni un ornamento de plástico rosa en el césped.

El plumaje del Flamenco Americano en Yucatán parece más salmón, naranja o coral que rosa. Este color se deriva de la dieta principal de camarón de salmuera y de las larvas color rojizo o rosa de la mosca, a menudo llamadas “larvas de mosquito”. Para obtener su alimento, el flamenco dirige la cabeza hacia abajo en el agua, para luchar entre el agua y el barro a través del sistema de filtración de su boca para capturar esos pequeños bichos.

A menudo, los flamencos pálidos o blancos se alimentan o descansan en una bandada de los corales; son demasiado inmaduros para reproducirse. La reproducción tiene lugar en grandes colonias. Después de que un macho escoge una pareja, se crea un nido de barro arenoso, de un pie de altura en forma de cubo. La hembra generalmente pone un huevo. El polluelo sale del cascarón, con suaves plumillas blancas o grises, y no podrá obtener coloración vibrante hasta los cuatro o cinco años de edad.

¿Dónde se encuentran las bandadas coloridas, llamados “extravagantes”? En primer lugar, éstas son aves acuáticas de colonia que vuelan. Duermen en el agua, se vuelven activas al amanecer, y suenan como una bandada de gansos graznando. Su hábitat son los humedales costeros en constante cambio. El clima, el nivel del agua, y otras condiciones ecológicas afectan donde se alimentan, acicalan, descansan y bañan. En función de estas condiciones, las bandadas de miles, o grupos más pequeños se pueden observar a lo largo de la costa de Celestún, Sisal, Chuburná, en la carretera a X’cambó, Telchac Puerto, Río Lagartos, Las Coloradas, a El Cuyo.

Generalmente la mayoría de la bandada pasa el invierno en la Reserva de la Biósfera de Celestún, de noviembre a marzo. Entre diciembre y febrero son normalmente los mejores momentos para ver grandes bandadas de flamencos en Celestún. A mediados de marzo se dispersan hacia el este a lo largo de la costa hasta llegar a sus lugares de cría en el área de Río Lagartos, en abril/mayo.

Estudios recientes indican que el flamenco prefiere descansar su cabeza del lado derecho de su cuerpo dentro de la bandada. Cuando el flamenco descansa su cabeza sobre el lado izquierdo, se produce más agresión. La investigación también indica que este pájaro de altura conserva el calor del cuerpo cuando se encuentra en una pierna, mientras que la otra está escondido bajo su cuerpo.

Aquí están los cantos similares a las del pato y ganso: http://macaulaylibrary.org/audio/2446

Las maravillas de la naturaleza inspiran a Cherie Pittillo, una fotógrafa de la naturaleza, zoóloga y autora. Siga su amigable viaje de plumas mientras descubre las aves de la Península de Yucatán.

Editorial y fotografía por Cherie Pittillo para uso en Yucatán Today

Lee más sobre las Aves de Yucatán:

Esta entrada también está disponible en: EN