PanalUn regalo de dulzura desde la Península de Yucatán genera alrededor de la tercera parte de la producción nacional, con calidad de exportación para Europa y Estados Unidos. La miel de Yucatán es la favorita en Francia y Alemania sobre todo.

Su sabor inigualable, cuerpo, propiedad vitamínica, color ámbar oscuro y alta calidad es resultado de la coexistencia de la abeja europea (apis mellifera) y la abeja melipona, que se distingue por no tener aguijón. Ambas especies son muy productivas y adaptables. Por las condiciones tropicales y de vegetación de la península, han logrado que la región se consolide en productividad y preferencia en el mercado. Por un lado, la abeja europea, introducida en la península desde el 2011, permite una producción vasta. En tanto, por otra parte, la abeja melipona tiene su origen desde tiempos prehispánicos, con un significado curativo ancestral y religioso, ya que se consideraba como un alimento regenerador.

Si nunca ha estado familiarizado con la organización de las abejas, es importante que conozca que ambas especies son altamente sociales, además de las más complejas en organización: solo hay una reina que se encarga de producir hasta 1,500 huevos por día en las épocas de mayor producción. Las obreras se dedican a la limpieza del panal, entre otras tareas.

La apicultura es una actividad básicamente realizada por pequeños productores, quienes con esmero y dedicación alimentan a las abejas, usando técnicas rústicas mayas y naturales, y principalmente ocupando mano de obra familiar o en cooperativas reducidas. Mantienen el respeto de los ciclos naturales de producción de miel que están alineados con el ciclo de lluvias; durante los meses secos, es decir de febrero a junio, se produce la mayor cantidad de miel que es recolectada sin afectar a la población de abejas. También en noviembre, los productores de miel de abeja melipona realizan otra recolección, siguiendo el ritual maya religioso.

Las abejas mayas o “Xuna’an kab” se alimentan principalmente de flores diversas como el Dzidzilché, el Tajonal y el Tzalam, todas de gran aroma, color blanco y que solo florecen durante una época especial del año. Esto le otorga las características especiales a nuestra miel de Yucatán.

Con altas propiedades en vitaminas y minerales, los usos de la miel yucateca se extienden desde lo gourmet a recetas naturales por sus propiedades antiinflamatorias, preventivas en enfermedades respiratorias, exfoliante para la piel, hidratante para labios, cara y cabello, así sanador en quemaduras y cicatrices de acné.

Otra ventaja de la miel de Yucatán es que no caduca, por lo que el producto puede durar mucho tiempo y conservar todos sus beneficios.

En tu visita a la entidad, no dejes de comprar miel yucateca, busca que sea producida en nuestro estado, reconociendo en la etiqueta que sea 100% natural y perfectamente envasada para que pueda conservar sus propiedades. La puedes comprar en presentaciones ideales para regalar como un recuerdo natural y sano; de gran utilidad pero sobre todo delicioso para acompañar postres y bebidas. Prueba la miel orgánico “Los Dos”, disponible en dos sabores: Dzidzilché y Tajonal ([email protected]). Y muchas tiendas de artesanías manejan varias marcas.

Por: Violeta H. Cantarell