¿Una vuelta al pasado visitando una antigua hacienda? ¿Admirar y comprar una hamaca de vibrantes colores elaborada por artesanos de la región? O ¿desayunar mondongo con un toque casero en el mercado? Por supuesto, estamos hablando de lo que puedes hacer durante tu visita al pueblo de Tixkokob (“Lugar de Víboras”).

A tan solo 25 km de Mérida, tomando la salida a Tixkokob sobre Periférico hacia el este, se ubica este poblado que esconde momentos importantes de la historia de Yucatán, sobre todo de la época de esplendor del “oro verde”, el henequén.

¡Colores, Belleza Natural e Impresionante Arquitectura!

Tixkokob IglesiaEs un lugar lleno de colores, belleza natural e impresionante arquitectura. Puedes visitar el parque principal rodeado de muros bajos con el característico kiosco central, a un costado la iglesia principal dedicada a San Antonio y el Palacio de Gobierno. No dejes de visitar el ex convento de San Bernardino que data de 1591 y la ex-estación de tren. Además Tixkokob forma parte del cinturón de cenotes de la Península de Yucatán.

En el mercado municipal puedes disfrutar todo tipo de comida tradicional, antojitos y la gran variedad de sabores que ofrecen estos lugares típicos. Si te gusta probar comida originaria de los lugares que visitas, intenta tomar energía con un caldo de mondongo bien caliente; un relleno negro o qué tal un poc chuc, todos con sazón casero.

Entre Hilos y Bastidores

La historia de Tixkokob está unida a la fabricación de hamacas. Desde la entrada al hasta el mercado podrás encontrar toda clase de hamacas, de hilo de algodón o nylon, tipo columpio o para dormir, en colores vibrantes o combinados, al igual que sillas urdidas de diferentes tamaños y estilos. Como herencia de una gran tradición, los pobladores tienen en sus casas los bastidores y aguja de madera para elaborar las hamacas de forma artesanal. Aquí no se duerme en cama, ¡te lo aseguro! No dejes de preguntarle a algún artesano si te muestra como se hace este urdido, te sorprenderás de la agilidad que desarrollan al tejer.

¡Extiende tu visita!

Ake henequenOtros atractivos para visitar son las haciendas de Aké, Kanyunyún, Nohchán y Santa María Chí. Cada una de ellas encierran historias únicas y sus edificaciones han visto pasar décadas, primero con una orientación ganadera y posteriormente dedicadas al sector henequenero. En la actualidad, varias funcionan como hoteles o sitios de turismo. Si te gusta la fotografía, sin duda puedes aprovechar tu estancia.

Una visita ampliamente recomendable en Tixkokob es Aké, ubicada a 8 km, rumbo a Tahmek. Cuenta con un sitio arqueológico, que destaca por sus columnas y explanadas; y una antigua hacienda henequenera, del mismo nombre, que se encuentra en funcionamiento. Podrás visitar el casco de la hacienda, la capilla y varios salones de estancias que funcionan para eventos sociales.

Al ser una fábrica que continúa produciendo hilo de henequén, puedes apreciar los diferentes momentos desde el secado de la fibra que se extrae de la planta, pasando por el proceso para convertirla en hilo de diferente grosor y tamaño, ¡toda una experiencia! Además de que podrás convivir con venados en el criadero que está en la hacienda.

Tixkokob también cuenta con otras haciendas magníficas para visitar como San José y San Antonio Millet.

Mapa 
– Península de Yucatán 

Por Violeta H. Cantarell