Casa Maya 2Muchos admiramos la notable labor de ingeniería y arquitectura de las pirámides mayas como Chichén Itzá, Uxmal y Mayapán, esas majestuosas edificaciones que nos siguen sorprendiendo con nuevos descubrimientos, pero hay otras construcciones que también merecen conocerse y admirarse: las casas mayas, que seguramente has visto con sus característicos techos de huano (palma) en varias fotografías del sureste de México.

La casa o nah en maya, ha mantenido por siglos el mismo diseño, en forma oval, y los mismos materiales de construcción, incluso desde antes de la llegada de los españoles. Esto nos habla de los grandes avances arquitectónicos que ya existían en la Península de Yucatán antes de la colonización. Una casa maya tradicional consta de varias piezas separadas con funciones específicas, ya sea la estancia-dormitorio, la cocina-bodega y el baño. ¡Los mayas practicaban el concepto multifuncional!

Además, la vivienda es sustentable, resistente y realizada con materiales orgánicos fáciles de conseguir en la selva. La estructura principal es sostenida por varas de madera, preferentemente extraídas del zapote; los techos son cubiertos por hojas de huano acomodadas de tal forma que en caso de lluvia no se filtra nada; las paredes levantadas con varas de madera rellenas con estuco (tierra roja mezclada con zacate) y el piso es de sascab (tierra blanca aplanada). Las dimensiones pueden variar según los integrantes de la familia… ¡y las hamacas que se necesiten colgar!

El cuarto principal funciona para recibir a las visitas y como dormitorio. Cuenta con una puerta principal de madera y no tiene Casa Mayaventanas. Sí, así es, sin ventanas. A pesar de eso, son apropiadas tanto para el calor como para el frío, ya que mantienen una temperatura fresca, además de ser resistentes a las lluvias y a los vientos fuertes. Por eso se siguen construyendo viviendas siguiendo estos principios.

La vida dentro de esa habitación se transforma constantemente, en las mañanas las hamacas se levantan dejando un gran espacio que facilita la convivencia de toda la familia. Recordemos que las familias mayas eran grandes y solían vivir todos juntos. Por las noches, se retoman las actividades de descanso y las hamacas vuelven a sus sitios. Y todo ocurre en una misma habitación. Grandes lecciones de lo que verdaderamente se necesita en una casa para vivir nos pueden dar los ancestros mayas.

Otra pieza más pequeña a un costado sirve de cocina y bodega. Ahí un fogón de piedra y madera al centro sirve para preparar los alimentos acompañadas de las tortillas elaboradas a mano en el comal. El baño esta dispuesto al final del terreno o solar, casi siempre en una esquina.

Seguramente si viajas por Yucatán verás casas mayas como las que te hemos descrito con albarradas (muros laterales) pintadas de color blanco con buganvilias y otros árboles frutales asomándose. Esa estampa bien vale fotografiarse. Aunque varios restaurantes ya sea en Mérida, en Maní o en otros lugares que seguramente visitarás replican las técnicas de construcción con madera y huano, recomendamos que visites los pueblos yucatecos y convivas con la gente local, nada mejor para ver una casa maya tradicional.

Por Violeta H. Cantarell