El particular y hermoso templo y ex convento de Santo Domingo está en Uayma, un pequeño poblado de 3800 habitantes a 15 km. al noroeste de Valladolid. La iglesia fue construida por los Franciscanos en 1646 con piedras de templos Mayas cercanos, incluyendo Chichén Itzá. Como  la gran mayoría de las Iglesias virreinales, cuenta en con un amplio atrio, así como un patio,  ya que la labor evangelizadora de los frailes requería convocar a un gran número de gente en su instalaciones. Durante la Guerra de Castas (1847-1901), los Mayas, en su rebelión contra el dominio español, capturó a Uayma y quemó la iglesia.

El festival anual que honra a Santo Domingo se lleva a cabo del 28 de julio al 6 de agosto, con vaquerías, bailes populares, corridas de toro, gremios, ramilletes de flores, y la tradicional cabeza de cerdo.

Un poco de historia: La Guerra Castas es una de las rebeliones mas largas y mas sangrientes de México. Al llegar los españoles a esta tierra impusieron condiciones de trabajo crueles e injustas para los Mayas. Además, eliminaron el acceso a tierras públicas que los Mayas habían usado para la agricultura, por lo cual no es de sorprenderse el hecho de que estos se rebelaran.

La situación empeoró mientras la industria de henequen creció y los dueños de las haciendas continuaron la práctica del sistema feudal que mantuvo a los trabajadores indígenas en esclavitud.

Después de que los Mayas quemaron la iglesia de Uayma, esta quedó como ruina sin techo hasta el 2003, cuando la reparación y restauración de la iglesia inició. La restauración fue completada gracias a los esfuerzos de Elba Villareal de García Ponce del programa privado nombrado “Adopte una Obra de Arte”, junto con Fernando Garces Fierros, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Increiblemente, cuando empezó el proceso de restauración, fueron revelados los colores y decoraciones originales del estuco estampado en los muros interiores y exteriores. Las extraordinarias estrellas y rosetas, en colores audaces e inusuales, dan un sentido de felicidad y alegría, en contraste con el pasado inquietante del edificio. La Iglesia fue oficialmente reabierta en noviembre de 2004.

El color rojo predominante de los edificios representa el martirio y sacrificio de Cristo mientras el verde representa la esperanza. Las estrellas blancas y las rosas son una referencia de veneración a la Virgen María. También puede apreciarse en la fachada del edificio un águila sin cabeza, que fue un símbolo franciscano adoptado en la época de su construcción  que representaba la unión entre los reinos de España y Portugal, el llamado Impero Católico.

Actualmente existen programas culturales que ofrecen recitales y conciertos sinfónicos con relativa regularidad en el atrio de la Iglesia. Sus colores únicos y la belleza de su ornamentación la llevan a ser considerada un lugar mágico para realizarlos con esplendor, asimismo se realizan bodas y otro tipo de ceremonias religiosas.

El pueblo de Uayma, que en Maya significa “aquí no”, se localiza a 15 kilómetros al noroeste de Valladolid.

Si tiene interés en visitar a Uayma, también conocido por su alfarería y hamacas,  podrá hacerlo al combinar con un viaje a Valladolid, también conocida por su importante historia. La Guerra de Castas antes mencionada comenzó ahí, en 1847, y también fue el lugar donde aparecieron las primeras chispas de la Revolución de 1910. Hay siete iglesias en Valladolid, junto con el Convento de San Bernardino, el Museo San Roque y el Palacio de Gobierno, con sus enormes murales mostrando la historia de México. Note la obra de cantería detallada en las fachadas de muchos de los edificios coloniales. La proximidad de Valladolid al sitio arqueológico de Ek Balam, y los cenotes X’kekén y Samulá, ubicados en Dzitnup, lo hace un destino maravilloso para un escape de fin de semana.

Gracias a Carlos Castillo y a la Dra. Charlotte Ekland, Latin American Studies, California State University, Chico, por el uso de sus fotos que aparecen en nuestra Galería de Fotos.