Deleita tu paladar con postres de Yucatán

Cuando se come en Yucatán, hay un momento muy importante que requiere elegir con la vista y, por supuesto, con el estómago: el postre. Ya sea un dulce de papaya, un plato de nance en almíbar, una cocada o alguna pepita de calabaza, siempre hay opciones para deleitar todos los gustos y paladares.

La tradición de acompañar las comidas con un postre proviene desde la época de los mayas. Aprovechaban parte de la cosecha de la milpa, como el camote y la calabaza o frutos de la temporada como la papaya, la ciruela, el zapote y el cocoyol para prepararlos como dulces a los que añadían miel de abeja. Esto sucedía en fechas especiales, para alguna celebración de la comunidad o de la familia y hasta hoy lo podemos ver, por ejemplo para día de muertos (Hanal Pixán).

Esta tradición persistió al paso del tiempo. Con la introducción del azúcar y canela por parte de los españoles se fueron añadiendo técnicas, ingredientes y recetas que siguen deleitando a yucatecos y visitantes. La producción pasó de prepararse a la leña a realizarse en hornos. Una mezcla de sabores españoles, mayas y franceses se combinó para reflejar la riqueza de la cultura mexicana.

Dulce de papaya: el favorito

Un postre tradicional que se ha colocado como uno de los favoritos pero que ha logrado reinventarse, es el dulce de papaya. Excelente acompañante de la comida típica, hoy se sirve con una pizca de queso de “bola” (holandés) rallado encima. Elígelo después de disfrutar un delicioso poc chuc.

Los dulces en almíbar se pueden encontrar también en los mercados, en restaurantes y supermercados, prácticamente a lo largo del año. Pídelos y pruébalos. Pero si eres amante de la gastronomía, ¡anímate a prepararlos! La receta sigue siendo la misma: hervir una infusión de agua, canela, azúcar o miel hasta que quede espesa en almíbar y añadir la fruta de tu elección. Lo mejor es que puedes envasarlos y refrigerarlos para disfrutarlos durante varios meses.

Del coco y sus variedades en cremita, cocada, tostadas y pay, podemos hablar en otro momento. Sí andas en la playa no podrás evitar un delicioso dulce después de comer un pescado frito yucateco.

Puedes considerarte casi yucateco si has comido uno o varios de dulces tradicionales, ya sea en almíbar: papaya, cocoyol, ciruela, nance, grosella, yuca y camote; de coco, merengues, palanquetas y, por supuesto, las pepitas de calabaza.

Recuerda tomarte una foto y etiquetarnos con #SeeItInYucatanToday.

Por: Violeta H. Cantarell