¿Predecir el clima para todo el año es posible? Pues la respuesta es sí. Solo se requiere conocer la sabiduría de los pueblos antiguos de México, como la de los mayas, y aplicarla. Entre su herencia milenaria se incluye un método para poder observar el comportamiento de la naturaleza, de las plantas y flores, así como el movimiento de los animales del campo durante los primeros días de enero. Con esto es posible determinar el clima, las lluvias y otros acontecimientos meteorológicos para todo el año, increíble ¿verdad? A este método se le conoce como las cabañuelas, en maya como xóok k’íin.

Diversos estudios de asociaciones y organismos han seguido de cerca esta práctica que se mantiene vigente entre las nuevas generaciones, los adultos hacen el registro de memoria, en tanto las nuevas generaciones han desarrollado un formato que les permite anotar día a día lo observado, sistematizando de esta forma sus descubrimientos. La importancia de las cabañuelas para el campo radica en que ayuda a identificar la mejor época del año para la siembra, la cosecha, previendo las lluvias así como posibles fenómenos de sequía y hasta huracanes.

Seguramente te preguntarás cómo funciona y si tú puedes aplicarla, pues es muy sencillo y puedes prepararte para iniciar tus propias predicciones. Las cabañuelas inician el 1 de enero y concluyen el 31 del mismo mes. El clima y temperatura que prevalezca los 12 primeros días corresponden a los 12 meses del año en orden cronológico. En tanto los doce siguientes días corresponden a los 12 meses, pero a la inversa, es decir, el 13 corresponde a diciembre y así hasta llegar al 24 que se identifica con enero.

A partir del 25 de enero cada día corresponde a dos meses, de tal forma que las primeras 12 horas del 25 corresponden a enero y las siguientes 12 horas a febrero y así hasta el 30. El 31, cada hora se identifica con un mes; al llegar al mediodía se retrocede, de diciembre a enero, para cerrar el ciclo de observación.

Durante todo el mes se observa lo que le sucede a las plantas y a las flores, la temperatura, si hay lluvia, si las hormigas y otros animales realizan mudanzas o comportamientos particulares. Se recomienda llevar un formato escrito en el que se pueda anotar día a día todo, de esta manera podremos proyectar temperatura y clima para todo el año. También se aconseja considerar las fases de la luna en cada día del registro, ya que se ha comprobado que influyen en la siembra y en las cosechas.

Como verás es muy fácil aplicar este conocimiento ancestral para poder realizar tus propias predicciones, se ha comprobado que se cumplen en un 80% así que manos a la obra ¡compártenos tus observaciones y predicciones para 2017!

Por Violeta H. Cantarell