A tan solo 30 minutos de la ciudad de Mérida, saliendo por la Avenida Yucatán y tomando una carretera en excelentes condiciones, llegarás a Motul, una ciudad con historia y varios atractivos que te invitan a comer, pasear y nadar en un ambiente totalmente familiar.

La mejor forma de comenzar este recorrido es que llegues antes de las 9 de la mañana para desayunar en el mercado “20 de noviembre” unos auténticos y deliciosos Huevos Motuleños acompañados de unos plátanos refritos en el local de “Doña Evelia”, un lugar favorito de locales y visitantes. ¡Te encantarán!

También hay una variedad de puestos con tacos y tortas de asado, antojitos yucatecos, “piedras” y empanadas, para todos los gustos. No te pierdas recorrer los pasillos de este pintoresco mercado en el que puedes encontrar de todo. Anímate a comprar un sabucán, y llénalo con longaniza recién hecha, algún postre tipo flan o de crema morisca, flores, frutas y verduras y muchas cosas más. Algunos propietarios de los locales han pasado toda su vida atendiendo a los clientes. La gente es muy amable si preguntas por alguna dirección o anécdota.

Enfrente del mercado se encuentra el parque principal dedicado a Felipe Carrillo Puerto, destacado gobernador socialista de Yucatán oriundo de esta ciudad. Opuso a los hacendados y defendió la libertad de los mayas hasta el último momento de su fusilamiento. A un costado del mercado, se ubica la casa donde nació este personaje y que ahora alberga un museo que exhibe documentos, fotografías, cartas y objetos personales.

Pasando la plaza principal se encuentra la iglesia dedicada a San Juan Bautista, patrono de Motul. De estilo colonial sobrio, su fachada posee grandes columnas, un arco labrado en piedra y puertas de madera. Aún pueden apreciarse restos de pinturas en las paredes de los pasillos del patio interior y en el segundo piso de este templo. Guarda algunas semejanzas con la Catedral San Ildefonso de Mérida.

Si decides refrescarte un poco, en la plaza principal puedes tomar una mototaxi y pedirle que te lleve al cenote Sambulá, un atractivo para locales y visitantes ubicado a unas 10 cuadras del centro. Abierto todos los días de 8 am a 5 pm, la entrada cuesta $5 pesos. Cuenta con baños en la parte exterior y estacionamiento.

El cenote se ubica dentro de una gruta, así que desciendes por una escalera a un salón iluminado en el que puedes dejar tus pertenencias. El agua es cristalina y su profundidad varia de 1 m a 8 m. Es recomendable para nadar y practicar espeleobuceo si tienes experiencia. Se rentan chalecos salvavidas. Lleva zapatos cómodos y agua.

Si aún tienes energía, puedes extender tu viaje unos 27 km más hacia la costa para llegar a Telchac Puerto, uno de los puertos más importantes de Yucatán, que se caracteriza por tener aguas tranquilas, hospitalidad y platillos a base de pescados y mariscos, entre otros atractivos.

Motul, histórica, pintoresca y de muy fácil acceso. ¡Un atractivo por visitar!

Por Violeta H. Cantarell

Mapa:
– Península de Yucatán