Xibalbá: ¿A dónde van nuestros muertos?

Si has visto películas de Indiana Jones, de Disney y otras historias de ciencia ficción y aventura Hollywoodense, es muy probable que hayas escuchado el nombre de Xibalbá, pronunciado con un tono de ultratumba y una música de fondo tenebrosa. Hace poco, me recomendaron una película donde fue realmente sorprendente la cantidad de investigación que hicieron sobre la cosmovisión maya para, luego, deformarla de la peor manera posible. Es muy probable que esto siga sucediendo, pues la cosmovisión maya ha sido transformada en producciones imaginarias para satisfacer la necesidad de muchos por saber, ¿qué hay después de la vida?

Xibalbá ha sido objeto de curiosidad, un poco mórbida, por conocer el “mundo de los muertos”, como se le piensa comúnmente. En estas fechas que honramos a nuestros muertos, celebrando su vida, sus gustos y los recuerdos que viven en nuestros corazones, Xibalbá retoma cierta popularidad.

¿Qué es Xibalbá?

El Popol Wuj, libro del consejo de los mayas k’iche’ del siglo XVI, que narra los mitos de la creación, habla del Xibalbá como aquel lugar donde residen los señores de la noche e introduce dicho término para designar al inframundo. La mitología explica que este sitio está ubicado en un plano inferior al plano terrestre y la entrada natural es por medio de cuevas. Existen registros de pinturas en cuevas, así como en cerámica y arquitectura maya que representa los portales hacia el inframundo de diversas formas como fauces y cuevas. En Yucatán, también se considera que los cenotes son portales al inframundo.

Xibalbá se podría traducir como “lugar del miedo”; al morir los mayas enterraban el cuerpo para que pueda pertenecer a esta comunidad de seres. El umbral que existe entre ambos planos permite que los que estamos en el plano terrestre, podamos tener una conexión con los antepasados a través de rituales y ceremonias.

Algunos creen que la muerte significa una transmigración de almas que pasan por el inframundo; otros, que ahí quedan de manera permanente. El término Xibalbá es muy debatido, pues, fuera del Popol Wuj, realmente no se utiliza para hablar de dicho espacio de la manera que quizá hayas visto en películas.

Tradiciones mayas

En los pueblos mayas de la Península, existe la tradición de recordar a los seres queridos difuntos porque se cree que, de no hacerlo, uno puede enfermarse. Las ofrendas que podrás ver en estas fechas son parte de una tradición que se ha ido pasando de generación en generación para recordar a los que han iniciado su viaje al inframundo.

En Peto, el pueblo donde crecí, aprendí sobre el Pixano’ob, o Hanal Pixán, tiempo en el que aquello que agradaba al querido difunto se ofrenda, invitándole a gozarlo. Se pone una mesa con manteles bordados, sus fotografías, veladoras, flores de la época, sus bebidas favoritas y guisos selectos y se reciben a las pixano’ob (almas) que vienen del inframundo a compartir con nosotros.

Cuando visites nuestros pueblos, pregunta sobre esta tradición y comparte con nosotros ¿cómo es que honras a tus muertos?

Editorial por Andrea Medina

Esta entrada también está disponible en: EN

Andrea MedinaGrutasquienes son los mayasxibalba