Historias de nombres de las calles del Centro
Seguramente ya sabes que en Mérida, la mayoría de las calles llevan números en vez de nombres, mientras que las avenidas sí aluden a personajes célebres, como ocurre con el Paseo de Montejo. Además de éstas, Mérida cuenta con nombres específicos para las intersecciones o esquinas del Centro Histórico;  éstos son apodos o referencias que los locales han usado por generaciones.

 

Detrás de cada uno de esos nombres hay una historia, una leyenda, anécdota o referencia, que han hecho del primer cuadro de la ciudad un lienzo vivo en el que se continúa contando y haciendo historia.

 

Puedes ubicar los nombres de las esquinas del Centro porque cuentan con placas que las identifican. Algunos nombres como “El Huracán”, “El Ciclón”, “El Pato”, “La Tucha” y “La Estrella de Oriente” tienen origen desde los tiempos coloniales.  “El Venadito”, “El Chévere”, “Los Dos Toros”, “La Chaparrita” y “El Imposible”, por otro lado,  tuvieron un origen posterior. Para quienes no sabían de letras o números, usar estas referencias era la manera más usada de orientarse en la ciudad, y otros más adquirieron el nombre haciendo referencia a algún evento importante acontecido en dichas calles.

 

Las leyendas o anécdotas relacionadas con las esquinas persisten, incluso aún después de que el edificio haya desaparecido. Una de las más conocidas involucra a las esquinas de “El Degollado” (60 con 67) y “La Veleta” (65 con 66), por ser escenario de un evento trágico. Un barbero, quien tenía su negocio en la primera esquina, terminó su vida degollándose con su cuchillo de afeitar al no ser correspondido por una dama que vivía en la segunda esquina y era cortejada por el entonces gobernador de Yucatán, Lucas de Gálvez.

 

2308 Historias de nombres de las calles del Centro by Sara AlbaLa historia de “El Elefante” (46 x 65) se debe a que al dueño de una vieja casona se le ocurrió colocar en la azotea un paquidermo metálico; “El Monifato” (65 x 42), monolito de piedra con la figura del rey Fernando VII de España que, cuentan, era una burla hacia el soberano. Las esquinas de “El Limón” (52 x 55), “El Almendro” (63 x 76) y “El Tamarindo” (45 x 50) se refieren a árboles que estuvieron ubicados ahí. “Los Dos Camellos” (49 x 66) rememora un inmigrante libanés quien trajo un par de animales (macho y hembra) para que se reprodujeran, sin éxito alguno. Y “El Polvorín” (60 x 103) lleva ese nombre  porque ahí explotó un almacén de pólvora.

 

 Así que si andas caminando por alguno de estos cruces, fíjate en la esquina. Si preguntas por el nombre en los comercios cercanos, es posible que escuches alguna anécdota que te dejará fascinado.

 

 

 

 

Artículo por Violeta H. Cantarell
Nacida en Mérida, Violeta es una comunicóloga dedicada a escribir y crear contenidos en temas de turismo, moda y emprendimiento. Recientemente incursionó como traductora inglés-español.

 

 

Con información del Ayuntamiento de Mérida y el portal Mérida de Yucatán

 

Descarga el mapa de:

 

Esta entrada también está disponible en: EN