Cementerio general, Mérida by Carlos GuzmánPara algunos, son espeluznantes. Para otros, fascinantes. Lo cierto es que un cementerio local puede decir mucho sobre un lugar: su gente, costumbres y cultura.

 

Te invito a explorar el cementerio principal de Mérida, que se encuentra, ya sea en coche o a pie, yendo hacia el sur por la calle 66 y girando en la calle 66 Diagonal. Puedes visitar esta inmensa propiedad como parte de un recorrido por la ciudad o hacerlo al comienzo de una excursión más larga hacia el sur para ver pirámides, haciendas y cenotes. O, si lo prefieres, puedes pasar un día completo allí con tan solo tu cámara y una gran imaginación… todo tipo de cosas fascinantes llamarán tu atención.

 

¿Por qué el cementerio de Mérida es tan intrigante? En primer lugar, está la enorme cantidad de tumbas, todas apiñadas (o, como diríamos en Yucatán, “achocadas”) una encima de la otra. Luego está el hecho de que los mausoleos, osarios, lápidas y más están por encima del suelo, lo que recuerda a mucha gente a los cementerios de Nueva Orleans. Allí, se debe al agua y a las inundaciones. Aquí, a que estamos sobre una enorme capa de roca caliza, lo que hace que cualquier excavación, ya sea para una piscina o una tumba, resulte ser un verdadero desafío, por decir lo menos.

 

Cementerio general de Mérida tumbas by Laura PasosA medida que caminas o conduces lentamente por estas calles, que en realidad forman parte del sistema de tráfico local, notarás una variedad de monumentos dedicados a aquellos que han fallecido. Estos monumentos vienen en diversas formas, desde estructuras simples (muchas de las cuales cuentan con representaciones de casas tradicionales mayas completas con techos de palma hechas con yeso) hasta imponentes mausoleos. Estas impresionantes estructuras transmiten un mensaje claro a los que seguimos aquí: quienes descansan ahí fueron miembros adinerados e influyentes de Mérida y la Península de Yucatán.

 

Cementerio general rotonda funeraria Felipe Carrillo Puerto by Carlos GuzmánEntre las características notables, encontrarás la rotonda funeraria dedicada a los socialistas prominentes del estado, que incluyen a artistas, escritores y políticos. Este conjunto está encabezado por el icónico gobernador Felipe Carrillo Puerto, una figura que tiene una importancia más allá de estar asociada con los huevos motuleños. Su legado y su historia continúan prosperando en el folklore local y, por supuesto, en el propio cementerio. A sólo unos pasos de la rotonda verás su busto, debajo del cual están inscritas las últimas palabras que, se dice, pronunció antes de enfrentar un pelotón de fusilamiento: «No abandonéis a mis indios». Estas palabras aluden a su profundo amor (y preocupación) por los mayas. Felipe fue un revolucionario cuyas ideas y programas no fueron particularmente bien recibidos por los adinerados hacendados de la época, lo que contribuyó a su prematura muerte.

 

Cementerio general tumba Alma Reed, Mérida by Brenda AvilaUbicado frente a esta rotonda, bajo un árbol sombrío, se encuentra un pequeño monumento dedicado a Alma Reed, una periodista estadounidense que llegó a Yucatán como parte de una expedición arqueológica y se enamoró del carismático (y casado) Felipe. A su fallecimiento, de acuerdo con sus deseos, deseaba estar cerca de su amado. Sin embargo, debido a la oposición de la familia, este lugar es lo más cerca que pudo llegar a estar.

 

Hay dos sitios que recomiendo detenerse a observar más detenidamente (aunque hay más, estos son para aquellos que están de paso). Están ubicados en el lado este de la calle 90, a la que girarás si te encuentras en la 66 diagonal y deseas continuar avanzando para salir del cementerio.

 

Uno de ellos es el mausoleo de la familia Medina, un monumento a la riqueza de esta familia en la época de las haciendas. Observa la hermosa herrería que rodea el sitio. Una de las rejas de esta obra de arte metálica, ubicada en la parte trasera, ha sido robada o retirada para su resguardo. Pero lo más asombroso es la masiva estatua de mármol en la parte trasera, completa con la firma del artista italiano tallada en la base. No diré más, pero este es un tributo hermoso y conmovedor al ocupante de la tumba, y al menos debería tener un techo que lo protegiera de los elementos. El nivel de detalle en la piedra (ropa, arrugas, cabello) es increíble.

 

A solo unos pasos de distancia, se encuentra el monumento en ruinas de una de las familias Zavala. Observa el árbol gigante que ha crecido en la parte superior y ha empujado sus raíces hacia abajo a través del edificio hasta el suelo, lo que ha causado que toda la fachada se rompa, con trozos cada vez más pequeños de mármol importado esparcidos por el frente. Es un excelente ejemplo de lo que sucede cuando la naturaleza domina a las construcciones de piedra del pasado, por imponentes que parezcan. Lo mismo ha ocurrido con casas regulares, mansiones y otros edificios en la ciudad, haciendas en el bosque y ciudades mayas enteras.

 

Hay mucho más por ver, por supuesto, cuando realmente te tomas el tiempo para caminar entre los sitios. Intenta encontrar la hermosa estatua de mármol similar a la Venus de Milo que yace en la hierba entre dos sitios, parcialmente oculta. Sus ojos te seguirán mientras te desplazas, posicionando tu cámara para lograr esa toma perfecta. Busca la sección dedicada a los trabajadores del henequén. El sitio de entierro grupal presenta elementos decorativos que intentan recrear cuerdas, fardos de fibra de henequén y cosas por el estilo.

 

Cementerio general de Mérida tumbas by Carlos GuzmánEn algún momento hubo un recorrido por el cementerio que era gratuito, aunque, al parecer, los altavoces/micrófonos no eran óptimos. En la actualidad, los cuidadores te dirigirán a un lugar especialmente interesante si preguntas, o puedes venir con un guía que te mostrará las tumbas destacadas y elementos que podrías no detectar por tu cuenta. En lo personal, yo siempre estoy encantado de llevar a la gente por el cementerio o proporcionar un guía para cualquiera interesado: www.lawsonsyucatanexcursions.com

 

Mi sugerencia definitiva es que, si eres un fanático de lugares históricos como este, tomes tu cámara y una botella de agua y, con o sin guía, pases una mañana (o tarde) vagando por el cementerio.

 

 

Por Ralf Hollmann
Yucateco nacido en Alemania y criado en Canadá, con estudios en Hotelería y Turismo por el Instituto Tecnológico de Columbia Británica. Ralf cuenta con experiencia en turismo de ocio, periodismo, investigación, edición, redacción y escritura creativa. También es músico.

 

 

Fotografía por Mafer Cantillo, Laura Pasos, Carlos Guzmán y Brenda Avila para su uso en Yucatán Today.

Esta entrada también está disponible en: EN