¿Alguna vez has querido pasar un fin de semana en Valladolid? La segunda ciudad más grande de Yucatán tiene tanto por admirar y hacer, que un fin de semana realmente no es suficiente tiempo para verlo todo, pero es un buen comienzo. Hace poco llevé a mi familia de excursión – con sana distancia – y nos divertimos mucho.

 

No te imaginas dónde nos hospedamos. Se llama Eco Camping Valladolid. Aunque puedes acampar, en realidad la diversión está en las otras opciones: mis hijos durmieron en un volcho convertido mientras nosotros dormimos en una casa del árbol. También hay un avión transformado en habitación y una combi. Los niños nos dijeron que este era el tipo de lugar en el que hacen recuerdos para compartir con sus propios hijos y si ese no es el mayor de los elogios, no sé qué lo es.

 

Y para agregarle un toque mágico a este ya fabuloso pastel, todo el sitio es amigable con el medioambiente.

 

Aunque podríamos haber pasado todo el fin de semana en el campamento, no lo hicimos. Aprovechamos la oportunidad para explorar y visitar nuevos cenotes, la ciudad de Valladolid y para regresar a Ek Balam.

 

El sábado fuimos a la Hacienda Selva Maya donde pasamos un rato muy agradable jugando en el agua heladita. En la mayoría de los cenotes, el agua se encuentra por encima de su nivel normal gracias a un año de fuertes tormentas y huracanes, pero aún así la pasamos muy bien.

 

Selva Maya tiene una promoción que incluye la entrada al cenote y un almuerzo buffet. El cenote es grande y abierto y es perfecto para divertirte con sana distancia. El restaurante es enorme y espacioso y como nos sentamos junto a una puerta abierta, nos sentimos completamente seguros. El área es espectacular y los niños se divirtieron mucho corriendo, viendo los peces y sintiéndose libres.

 

Después del almuerzo y de unas horas de juego, volvimos al campamento y dejamos que los niños jugaran mientras que nos relajamos con un trago o dos.

 

El domingo, primero nos dirigimos al ex Convento de San Bernardino de Siena. Las letras de la ciudad de Valladolid están aquí y el área verde es perfecta para dejar a los niños correr. Comimos helados, tomamos fotos y luego fuimos al sitio arqueológico de Ek Balam, a 30 minutos de Valladolid.

 

Si no has tenido la oportunidad de explorar el Centro de Valladolid, esta sería una gran oportunidad para hacerlo, por cierto. El antiguo convento está bastante cerca de la plaza principal y llegas por medio de una de las calles más bonitas de todo el estado (La Calzada de los Frailes). A mis hijos les encanta la plaza porque siempre hay algo que ver ahí. Puedes encontrar deliciosos helados justo al final del camino en Wabi Gelato y si buscas comida sana y sabrosa, Yerbabuena de Sisal es una buena opción.

 

Llegamos a Ek Balam y recordamos que era domingo y que eso significa entrada gratis para residentes, así que hicimos un pequeño baile de felicidad antes de entrar a explorar. Cuando visitamos, el INAH había cerrado la Acrópolis de Ek Balam decidiendo que no podían garantizar un distanciamiento adecuado en lo alto de una pirámide. En lugar de escalar, dimos un paseo por la selva que se encuentra detrás de las estructuras. Fue increible. Los niños corrieron con libertad, nos maravillamos con la belleza de los árboles y nos tomamos el tiempo para agradecer nuestra buena fortuna de poder explorar sitios tan espectaculares. Ahora ya puedes hacer ambas cosas, escalar la Acrópolis y explorar alrededor.

 

Cuando estuvimos satisfechos, condujimos menos de un kilómetro por la carretera al Cenote Ecoturístico X’Canché. Aquí los niños estuvieron encantados de encontrar una tirolesa que pasa por encima de un cenote enorme y profundo. Después de la tirolesa, nos pusimos los chalecos salvavidas y nos dirigimos al cenote para nadar. De nuevo, debido a las tormentas, el cenote está más lleno que de costumbre. Esto lo hizo aún más divertido, ya que los andadores alrededor del cenote están bajo agua. Los niños los usaron como una especie de camino acuático, tirando de sí mismos con anillos inflables (y también usando chalecos salvavidas). El pequeño restaurante del lugar es deliciosamente informal y sirve comida sana y local a precios muy accesibles.

 

Por supuesto, hay muchos cenotes por visitar cerca de Valladolid. Estos son sólo los dos que elegimos en esta ocasión. También es posible usar Valladolid como base para visitar Chichén Itzá, Uayma, Cobá, Tizimín, y Río Lagartos. ¡Apúrate y reserva tu viaje ahora!

 

Nota: En ambos cenotes se limpian los chalecos salvavidas entre los usuarios (pude oler el desinfectante) y las mascarillas eran obligatorias cuando se paseaba, pero no al nadar.

 

Contacto:
Cenote Selva Maya 
Carretera Federal, Valladolid – Mérida km 3.5
Tel. (985) 856 3042
Todos los días 9 am – 5 pm

 

Cenote X’Canché 
Km 1.5, Zona Arqueológica Ek-Balam
Cel. 9851 00 99 15
Todos los días 9 am – 5 pm

 

Ek Balam
Todos los días 8 am – 5 pm
Entrada: $153 pesos nacionales mexicanos, $413 pesos visitantes internacionales. Gratis los domingos para los residentes de México con identificación válida.

 

Eco Camping Valladolid
Prolongación Calle 40 Ejido, Saciabil, Valladolid
Tel: (985) 125 5593
FB: Eco Camping Valladolid
IG: @ecocamping_valladolid

  

 

Editorial por Cassie Pearse
Escritora y bloguera
Especialista en aventura en familia

 

Fotografía por Cassie Pearse para uso en Yucatán Today.

 

Esta entrada también está disponible en: EN