Me arrepiento de haber aceptado esta tarea. ¿Cómo voy a resumir la increíble belleza y diversión de Yucatán en cinco cosas? Es demasiado difícil. Llevo cinco años recorriendo este estado y ni me he aburrido ni he terminado de explorar. La única manera es tomar algunas libertades en mi interpretación de “cinco”. Ni modo, estás avisado. 

 

1. El mejor cenote

El Corchito, a las afueras de Progreso, se lleva mi voto por la mejor experiencia en cenotes para niños. No sólo empiezas con un pequeño paseo en barco, que a los niños les encanta, sino que los tres cenotes están completamente al aire libre y se sienten muy seguros para los primerizos. Si tus hijos son más grandes y buscas más aventura, Santa Bárbara, cerca de Homún, ofrece una maravillosa opción de tres cenotes (con salvavidas en el lugar). El cenote Sac Aua, cerca de Valladolid, es mi elección de cenote salvaje. Renta un kayak y rema alrededor de este precioso cenote, aparentemente el único en la península con una isla natural en el centro.

 

 

2. La mejor playa

Creo que Sisal me roba el corazón como la mejor playa de Yucatán. A mis hijos les encanta pasar un fin de semana relajado en este pequeño y hermoso pueblo. La playa nunca está abarrotada, y el agua es generalmente clara, tranquila y poco profunda. Además, las puestas de sol son asombrosas. Renta una palapa, llévate una hamaca y lo necesario para un picnic (u ordena en uno de los restaurantes de la playa) y acomódate.

 

 

Si prefieres el silencio y la soledad absoluta en tus días de playa, Chuburná Puerto en invierno te servirá. Y si te gustan más las actividades, los snacks en la playa y los souvenirs, dirígete directamente a Progreso.

 

3. El mejor parque

“¿Pero qué quieren?”, me quejo. “¿Quieren actividades y snacks? ¿Un parque ecológico? ¿Qué quieren?”. Mis hijos suelen pedir ir a Las Américas, el parque más famoso de Mérida. Vamos por tardes de diversión, marquesitas y de ver gente. Si buscamos un parque para dar un paseo por la naturaleza, elegimos el Parque Arqueoecológico de Xoclán, en Mérida. Aquí podemos pasear por el bosque, tropezar con los restos de una pirámide y maravillarnos con la naturaleza, todo ello sin salir de Mérida. 

 

 

4. Mejor sitio arqueológico

Mayapán. A sólo cuarenta minutos de Mérida, cerca de la pequeña ciudad de Telchaquillo, este sitio arqueológico no suele estar muy concurrido y es un lugar ideal para pasar una o dos horas escalando, corriendo, explorando y jugando. Sube al Templo de Kukulkán (sí, comparte nombre con la pirámide principal en Chichén Itzá) para empaparte de las vistas y luego busca las caras talladas junto al Templo Redondo. Deja que los niños jueguen, porque jugando aprenden y desarrollan el placer de visitar sitios históricos. En caso de que tus hijos sean más grandes, también vale la pena considerar una conversación sobre cómo este sitio fue la última gran ciudad de los mayas en Yucatán y lo que eso significa. 

 

 

5. La mejor actividad deportiva

Si eres una familia deportiva con niños más grandes, kayakear en la laguna rosada de Xtampú desde Sayachaltún, en las afueras de Telchac Puerto, es una de las cosas más divertidas que puedes hacer en Yucatán. Renta los kayaks por una hora, toma tus remos y ¡a navegar! Si tienes suerte, podrás ver flamencos. Si te gusta más recorrer las grutas y la tirolesa, dirígete a Tekax, donde a toda la familia le encantará explorar las cuevas de Gruta Sartenejas o el Parque Ecoturístico Kaalmankal.

 

 

 

 

Editorial por Cassie Pearse
Escritora y bloggera independiente de origen británico. Cuenta con estudios por la Universidad de Oxford y SOAS, Universidad de Londres. Actualmente explora Yucatán en compañía de su esposo e hijos.

 

 

 

Fotografía por Cassie Pearse, Yucatán Today, Claudia Améndola y Violeta H. Cantarell para su uso en Yucatán Today.

Esta entrada también está disponible en: EN