Se habla al respecto de ruidos por las noches en las casas o terrenos, personas que enferman y fenómenos sobrenaturales, dichas acciones son imputadas a los aluxo’ob.

Los J-menes nos refieren que: los yuumtsilo’ob del bolon ti’ K’uj, (Dioses del Inframundo)  así como el óoxlajun ti’ K’uj (capa superior o cielo), están bajo las orientaciones de Junab K’uj, (Dios creador) porque las creaciones de los seres tienen una misión de cuidar todo lo relacionado con la naturaleza. La figura principal es el hombre que al mismo tiempo crea los seres míticos del bolon ti’K’uj, como: los aluxo’ob y los bakabo’ob, que tienen su función de armonizar la existencia del hombre con la naturaleza.

El Maya consideraba que para llegar al óoxlajun ti’ K’uj, después de la muerte, era necesario haber observado en su estancia en la tierra, una armonía en su relación con la naturaleza.

Los aluxo´ob son seres mágicos Mayas del tamaño de un niño de cuatro o cinco años, visten con taparrabos y sombrero, celosos vigilantes y protectores de los montes, fieles a sus creadores. Se dice que al vender el terreno o casa dando paso a nuevos propietarios olvidan hacer la debida presentación del nuevo amo y ocurre que por ello asusten a los nuevos habitants. Y se dice que  silban a los perros y en ocasiones les dan de latigazos, también cuentan que cuando oscurece comienzan a pasearse alrededor de las casas, y que corren más rápido que el hombre.

Se le atribuye a los Aluxo´ob el origen de varias enfermedades como las calenturas, no obstante es considerado como un ser benéfico, cuidador de las milpas. Los ancianos Mayas recomiendan realizar una ceremonia para dar aviso a los aluxo´ob del cambio de propietario del predio y de esta manera continuar contando con la fidelidad y ayuda de estos mágicos seres.

Este pasado prehispánico común en la actualidad ha perdido en gran medida esta manera de interpretar la espiritualidad. La cultura Maya así como la medicina tradicional son parte de este pasado prehispánico que aún vive en organizaciones como el Kuch kaab Yéetel J-men Maaya´ob. Consejo de Ancianos y Sacerdotes Mayas, quienes nos han expresado su preocupación al respecto del inminente peligro de desaparición de las mismas dando paso a la forma sincrética Judeo-cristiana que cuenta hasta hoy con un mayor número de simpatizantes.

Olvidando con ello que el fenómeno religioso es también un hecho psicológico, lingüístico, sociológico y antropológico desvirtuando con ello el fenómeno religioso en lo que tiene de original, un reduccionismo que impide entenderlo cabalmente, porque el hecho religioso tiene una forma de ser propia; es precisamente un hecho religioso, que para que revele todas sus valencias y significados, requiere de  una comprensión  basada en la historia que no sustraiga el hecho de su contexto histórico y que no elimine sus originalidades y así  permitirnos comprender su significado.

Por: Anabell Castañeda
Email: [email protected]

 

Esta entrada también está disponible en: EN