La Milpa: de Principio a Fin

Has llegado a Yucatán en un momento importante en el que el sustento de los mayas se está gestando: la milpa. La selva mediana-baja de nuestro estado es una fuente de alimento, medicina y materiales necesarios a lo largo de la vida. Ahí mismo, los mayas eligen el espacio propicio para sembrar el alimento que tendrán hasta la siguiente cosecha.

¿Cómo es la milpa?

La milpa consiste en preparar un terreno orientado de oriente a poniente, el camino del sol, donde se sembrará el maíz, el frijol, la calabaza y el chile. Estos alimentos conforman la dieta mesoamericana, pues proveen una cantidad balanceada de proteína, carbohidratos y aminoácidos esenciales. La preparación del terreno consiste en desyerbar y cortar ciertas plantas y arbustos para poder sembrar el policultivo; también se acostumbra quemar el terreno.

¿Cuando sembrar la milpa?

La siembra regularmente comienza en mayo, en anticipación a la época de lluvia. Los meses veraniegos proveen “el riego de temporal” (como se le dice a la irrigación por lluvia) necesario para que crezca la milpa y el sol que ayuda a endurecer las cañas cuando el maíz crece muy alto. A los tres meses ya da fruto, la mazorca, que empieza a secarse y se dobla.

Desde octubre y noviembre se puede cosechar el elote tierno que se utiliza para un atole y masa delicioso y la cosecha puede ser hasta diciembre y enero. Sin embargo, “este año no ha sido favorable y la lluvia no ha llegado como se esperaba”, cuenta don Eladio Vera Collí, médico maya, que no había visto una sequía como la de ahora desde hace más de 40 años. Cuando esto pasa, se hace el ritual del Cha-chaak, en el que se pide caiga la lluvia para la supervivencia de los milperos.

Las lluvias…

Si las lluvias comenzaran en agosto, se puede volver a sembrar, aprovechando su llegada. La cosecha debe de ser en luna llena, como indica Amadeo Cool May, milpero, historiador y locutor de Peto. Se realiza entre varias personas, pues es de gran importancia recoger hasta la última mazorca. El maíz cosechado servirá para preparar atoles y masa, la cual se utiliza para hacer las tortillas, uno de los principales alimentos en la región.

Para guardar el maíz, se prepara una troje, donde se van parando las mazorcas por capas y se cubren con cal. La cal protege el maíz de insectos y otros depredadores. Cuando hay buena cosecha, el maíz puede durar hasta siete años en la troje, comenta Amadeo.

Es mucho mas que una milpa

La milpa no solamente es la fuente más importante de la alimentación, sino que es también una escuela. Al ir a la milpa, los niños y jóvenes van aprendiendo de sus padres y abuelos sobre el clima, el medio que los rodea, las variedades de animales, de maderas, la gran diversidad de plantas medicinales y la manera de ver y comprender el mundo según la cosmovisión maya.

Si tienes oportunidad de visitar la milpa, te recomiendo vayas al sureste del estado, donde aún se siembra de manera tradicional. Podrás aprender de los diferentes tipos de tierra, de la importancia de la lluvia y del sol y quizá hasta probar un atole de maíz tierno con el que deleitarás a tu paladar.

Editorial por Andrea Medina
Fotografía por Co’ox Mayab para uso en Yucatán Today.

 

Esta entrada también está disponible en: EN

Andrea Medinala milpamaizquienes son los mayastradiciones mayas