En Yucatán hay festividades todo el año. Una de las más esperadas es la celebración de la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén, conocida en México como el Día de la Candelaria, que se celebra cada 2 de febrero.

 

La Candelaria se celebra en gran parte del mundo cristiano, pero como sucede con la mayoría de las tradiciones, los yucatecos han encontrado la manera de celebrarla a su manera. Esto es especialmente cierto en Valladolid, donde la Virgen de la Candelaria es la patrona de la ciudad.

 

Cuenta la leyenda, originaria de España, que al regresar a la ciudad desde el desierto, un joven esclavo se encontró a una hermosa mujer con un niño en brazos y una vela. Sintiendo en su corazón que no se trataba de una mujer cualquiera, el esclavo se lo comunicó a su amo, que le dio cobijo a la mujer y a su hijo. En agradecimiento, la mujer, que resultó ser una aparición de la Virgen María, curó a la comunidad de la peste y llenó sus corazones de felicidad. 

 

En conmemoración de la Virgen de la Candelaria, la gente de todo México disfruta unos buenos tamales el 2 de febrero. Según la tradición, los tamales deben ser proporcionados por la persona o personas que encontraron el muñequito – una pequeña figura del niño Jesús – en la Rosca de Reyes en el día de la Epifanía, el 6 de enero, también conocido como Día de Reyes.

 

En Mérida, las celebraciones del 2 de febrero se centran en el Templo de la Candelaria, del siglo XVI, en el barrio de San Juan, en el centro de la ciudad. 

 

Mientras tanto, en Valladolid las celebraciones no se limitan a un solo día. De hecho, 12 días completos se dedican a la Virgen de la Candelaria. Durante este tiempo, la ciudad celebra varias procesiones y misas, pero también una enorme feria con música, espectáculos, atracciones y, por supuesto, mucha mucha comida. 

 

Sin embargo, el punto más alto de los festejos es una enorme fiesta organizada por un gremio local que incluye corridas de toros, fuegos artificiales y una tradicional Vaquería al puro estilo yucateco al ritmo de la danza más famosa del estado, la Jarana.

 

Ten en cuenta que hay una gran diferencia entre el ambiente festivo de la Vaquería y las solemnes procesiones religiosas que discurren entre la Iglesia de la Candelaria y la Calzada de Los Frailes; por favor, sé consciente y respetuoso. 

 

Como todos los pueblos y ciudades yucatecas, Valladolid está llena de gente muy cálida y maravillosa, así que si te interesa unirte a la fiesta, no dejes que la timidez se interponga en tu camino. ¡Seguro que te lo pasas muy bien!

 

 

Editorial por Carlos Rosado.
Proveniente de una familia mexicana/canadiense, Carlos Rosado es guía de viajes de aventura, blogger y fotógrafo con estudios en Multimedia, Filosofía y Traducción.

 

 

Fotografías por Carlos Rosado y La Razón Noticias para su uso en Yucatán Today.

Esta entrada también está disponible en: EN