“Para mi, es vivir en un sueño”, dice Marjorie mientras pasea por su Casona restaurada en el Barrio de Santiago. Hay una frase en su pared de Salvador Dalí que lee: “De ninguna manera volveré a México. No soporto estar en un país más surrealista que mis pinturas”. Y justo es así como se siente La Malaquita, como un sueño.

Marjorie Skouras es una diseñadora de interiores que, después de 30 años de fantasear, adoptó a Mérida como su hogar hace unos años. La Malaquita, su más reciente proyecto, es una boutique como ninguna otra. Llena de piezas únicas de muebles, iluminación, joyería y vestimenta, la puedes encontrar en el corazón del Centro. Las estrellas de La Malaquita son su colección de vestidos mexicanos vintage de los años setenta y ochenta. Marjorie me cuenta como, durante la filmación de “La noche de la iguana”, después de descubrir la tienda de la diseñadora Josefa en Puerto Vallarta, Elizabeth Taylor decidió llevarse sus vestidos a Hollywood. Esto hizo que las creaciones de Josefa se convirtieran en una sensación de la noche a la mañana con personalidades como Grace Kelly. Ahora, años después, la gente comienza a darse cuenta. Después de viajar por todo el mundo, desde Hollywood hasta Australia, Skouras explica como estas prendas llenas de historia, por fin están encontrando su camino a casa. Mientras algunas piezas estarán a la venta, otras serán parte de una colección permanente en La Malaquita.

Un aspecto vital de la Malaquita que hace de esta tienda tan especial es la importancia que le da a la creación de sus productos en México. Marjorie pasó tres años en búsqueda de los colaboradores perfectos y me explica como los artesanos locales te hacen pensar distinto. Para Marjorie, la inspiración es infinita en México; menciona como para ella puede partir de la música y las películas mexicanas de la década de los cuarenta y cincuenta.

Cruzamos la calle para echarle un vistazo a su casa recién terminada. Después de dos años de restauración, puedes sentir la vida de una casona colonial con voz propia. Marjorie levanta la mirada hacia su divinas paredes en la entrada, “No puedo creer que escogí ese lavanda”. Marjorie es fanática del color. “Vamos a pintar este cuarto la siguiente semana. Va a ser un rosa intenso y oscuro”, continua.

Me llama la atención un escarabajo creado de cristales fijado a la pared y aprendo que proviene de unos “grandiosos chicos en París que hacen impresionantes restauraciones – cosas con cristales franceses”. Cada pieza tiene una historia y, en esta casa, la narrativa es infinita. Su estufa vintage, por ejemplo, ha estado con ella por 30 años. Dice que es como un coche viejo y probablemente se la dejará a su hija.  En uno de los cuartos el techo se derrumbó durante las restauraciones y por azares del destino,  llovió esa noche. Resulta que el diluvio reveló las plantillas decorativas originales de la pared. Surreal.

Nos sentamos en su terraza después de tomar un tour de su casa, cada cuarto tan mágico como las piezas dentro de ellos. Tengo el placer de conocer a Georges Pompidou, un perro salchicha ya retirado, y a Tongolele (un gatito ideado como regalo para Georges). Marjorie define su mudanza y la de su esposo a Mérida como la máxima aventura – un increíble periodo de tiempo en el que todo pareció caer en su lugar. Sin embargo, la migración a México había estado en la agenda por un tiempo. “Yo sabia que iba a ser México”, explica Marjorie. Estuvieron abiertos a San Miguel de Allende por ahí de 1992, después comenzaron a leer sobre Mérida en el 2015, cuando una serie de coincidencias apuntaron a la Ciudad Blanca como el lugar donde había que estar.

La Malaquita pronto comenzará a incluir fotografía, especializándose en fotógrafos mexicanos y latinoamericanos. La diseñadora habla sobre curar cenas emergentes y de ser una sede para almuerzos de negocios femeninos. Describe la cultura mexicana como alucinantemente inspiradora. “Acabo de recibir un libro sobre mariposas mexicanas. Puedes estar segura que habrá algo sobre mariposas”. Se detiene a pensar por un segundo. “Quiero aprender a bordar. Está fuera de control.” Marjorie apenas comienza su camino creativo a través de la capital yucateca y se nota. Personalmente, no puedo esperar a ver el siguiente sueño de ella y La Malaquita hecho realidad.

 

 

Editorial por Greta Garrett
Fotografía por Nora Garrett para su uso en Yucatán Today

 

Sólo con cita previa
Calle 59 No. 552 x 68 y 70
Tel. +1 (310) 430 3195
[email protected]
www.marjorieskourasdesign.com

 

Esta entrada también está disponible en: EN