XtabayEn México persiste la tradición de contar historias, cuentos y leyendas como testimonios vivos de anécdotas y hechos verídicos; muchos de ellos se mantienen hasta hoy. Un ejemplo en Yucatán es la leyenda popular de la “Xtabay” (se pronuncia ishtabay) que habla de dos hermanas de gran belleza pero con carácter y destino diferente. Esta leyenda también explica el origen del famoso licor de Xtabentún, característico de la región.

Se dice que había dos mujeres muy hermosas en el mismo pueblo, la primera de nombre Xtabay, conocida también como “la pecadora” por entregarse al amor con facilidad;  se caracterizaba por cuidar a enfermos y desprotegidos. La segunda, Utz-Colel, “la buena”, era muy apreciada y respetada por el pueblo, pero en su interior era rígida e incapaz de amar a los demás. Cuando muere Xtabay, su tumba estuvo rodeada de olores agradables y flores, destacando una muy singular, la flor de Xtabentún que desprendía un aroma dulce como solía ser en vida esta mujer. Esto molestó y llenó de envidia a Utz-Colel, quien también muere al poco tiempo; pero de su cuerpo emanaba un olor fétido y de su tumba brotó la flor Tzacam, un cactus con espinas que lastima a quien lo toca.

Como venganza, Utz-Colel regresa de la eternidad imitando la dulzura de su hermana, seduciendo en las noches a hombres y viajeros que se adentran por los caminos del Mayab. Ella aguarda peinando su larga cabellera negra con un trozo de Tzacam, sentada al pie de un árbol de ceiba, sagrado para los mayas; atrayendo con cantos y  frases dulces de amor a quienes se crucen en su camino para posteriormente acabar con ellos, dando origen a la leyenda de la Xtabay que tiene por significado “mujer” por “ix”, y “espíritu” por “tabay”.

Aunque se dice que solo se le aparece a los hombres en estado de embriaguez, hay testimonios de hombres que aseguran haberla visto al regresar de su trabajo en el campo, desorientándose y perdiéndose para luego no recordar nada por varias horas.

En tanto, de la flor de Xtabentún se extrae el néctar con el que se prepara el licor yucateco de miel y anís del mismo nombre. En Yucatán, nosotros la servimos sola, con hielo y miel, o simplemente frío. También la puedes poner en tu café. Cuando tomes un trago de esta bebida, la sensación embriagante que provoca es comparable a lo que sentían quienes se enamoraban de la carismática Xtabay. No dudes en probarla.

Si quieres conocer el monumento inspirado en esta leyenda, en el noreste de Mérida, en la unión de las calles que vienen de Polígono 108, la Macroplaza y la carretera a Chichí Suarez, puedes apreciar en la glorieta dos figuras femeninas de 10 metros de alto, una mirando a una dirección y la otra en el lado opuesto, ambas con un árbol de ceiba en medio. De acuerdo con los antiguos relatos, en esa zona eran comunes las apariciones de la Xtabay.

Esta es solo una de varias leyendas que rememoran la cultura e historia maya yucateca que mezcla mitología, anécdota y por supuesto, tradición gastronómica.

Por: Violeta H. Cantarell