Xixim jr suite

“Xixim, el placer de lo natural” es el slogan de este hotel; “un recinto de paz, para liberar el estrés y descubrir los elementos esenciales que dan sentido a la vida”. Mientras se acerca al hotel, que está situado a 10 km. al norte del poblado de Celestún, empezará a comprender las palabras “recinto de paz” mientras se aleja más y más de cualquier área poblada. Al llegar al hotel, uno siente que ha llegado al final del camino… y así es. No hay ninguna persona alrededor con la excepción de usted, los otros huéspedes del hotel y su personal, rodeados de prístina naturaleza. Xixim es el reencuentro con el bienestar.

Yucatán y su herencia Maya cobran singular importancia en estos momentos por la amplia difusión del nuevo katún que a nivel mundial ha resultado ser el tema de mayor interés. Por esta razón, el Hotel Xixim invitó a la comunidad empresarial a un coctel y conferencia el 2 de marzo, 2012, para exponer la nueva imagen del concepto de hotelería sustentable en Xixim Unique Mayan Hotel.

Xixim, antes llamado Hotel Ecoparaíso, abrió sus puertas en 1996 con 15 bungalow suites. En el 2009 hicieron una remodelación completa y en el 2010 agregaron 17 suites más, con un total de 24 junior y 8 master suites. En el 2011 el centro de bienestar fue oficialmente inaugurado con gimnasio, centro de yoga, bar de jugos y servicios de masajes. El hospedaje es de lujo; ningún detalle ha sido olvidado. El menú en el restaurante y bar es inspirado y creativo. Hay docenas de detalles invisibles que los huéspedes nunca notarían, pero que contribuyen a su sentido de estar cómodo y consentido y un personal de 33 personas para asegurar que todo esté cuidado.

La dueña del hotel, Verena Gerber, era terapeuta física y también fue socia de un eco-hotel pionero en Playa del Carmen. Con el incremento de turismo en Playa, ella vio que el sitio ya no era un lugar sereno y perfecto para un eco-resort, así que decidió crear uno en un lugar prístino respetado por el ser humano. El área construida en Xixim representa sólo el 2% de las 25 hectáreas que han sido desarrolladas en su terreno; el terreno total es de 538 hectáreas, efectivamente garantizando que ningún otro desarrollo pueda acercarse.

Las suites tienen vista sin restricción a kilómetros de playa virgen, pero están situadas detrás de la segunda duna para no perjudicar la flora y la fauna. Hay abundante vida silvestre: aves, nidos de tortugas marinas, muchas plantas y flores nativas, mamíferos y reptiles. El hotel ofrece mapas detallados de senderos de naturaleza para que pueda explorar y conocer lo que le rodea.

“En Xixim, se puede escuchar a sí mismo y escuchar a su pareja”, dice Verena. “Puede caminar en una playa por kilómetros y no encontrar a ningún otro ser humano, con la luna para iluminar su camino. O caminar en la playa sin luna y cuando mire hacia el cielo, sentirá al universo acercándose. Xixim es para los que se atreven a redescubrir la esencia misma de la vida, el reencuentro con el bienestar. Xixim, el placer de lo natural”.

No hay ningún otro lugar como Xixim en la Península de Yucatán ni en el mundo entero.

www.hotelxixim.com

Mapas:
Mapa de Celestún
Mapa de la Peninsula de Yucatan

Xixim, el placer de lo natural.