Cafeteria ImpalaVenir a Yucatán es conocer su arquitectura e historia, recorrer sus calles y probar su gastronomía, una de las más ricas y reconocidas mundialmente. Ya sea la comida de los coloridos mercados, de los restaurantes tradicionales o las propuestas contemporáneas con chefs que han recogido las técnicas ancestrales y creando fusiones exquisitas, te podemos asegurar que en cada lugar encontrarás una amplia variedad de sabores, colores y aromas. Toda una experiencia culinaria.

Cada platillo se prepara con ingredientes locales que deleitarán tu paladar. Encontrarás tomates, calabazas, pepinos y aguacates yucatecos con sabores diferentes a los que se consumen en otras partes de la República; además, frutas tropicales como la pitahaya, la guanábana o el saramuyo que no puedes dejar de probar.

Gran parte de los guisos yucatecos se elaboran con carne de puerco, pavo y mariscos, aunque hay opciones para quienes Apoala4no consumen carne. Dentro de las recetas tradicionales encontrarás entradas, comidas y postres, así como bebidas y
aguas frescas, como la refrescante chaya. De acuerdo a cada región se preparan guisos únicos: en Valladolid la longaniza o los lomitos; en Temozón Sur la carne ahumada.

En Yucatán puedes disfrutar el placer de la comida sencilla y también lo exótico de las fusiones. Te presentamos algunas sugerencias de lugares y platillos en Mérida y sus alrededores.

Comienza el día como un yucateco desayunando una torta de Cochinita Pibil o lechón en el mercado de Santa Ana en el Centro. Si quieres comer los auténticos Huevos Motuleños, pruébalos con Doña Evelia (mercado de Motul a 40 km de Mérida). Para la hora de la comida, pide el abundante platillo del día del restaurante Trapiche en el Centro, y su famosa Sopa de Lima. En la noche, disfruta en la tradicional Cafetería

Rosas y Xocolate desayunoImpala en Paseo de Montejo, fundada en 1958; de un “Platillo Volador” (crujiente sándwich en forma circular).

Si tu presupuesto es más amplio, desayuna en el Hotel Boutique Rosas & Xocolate, famoso por su menú reconocido internacionalmente. Un paseo por los jardines de Hacienda Xcanatún te abrirá el apetito para la comida; su restaurante Casa de Piedra combina las técnicas francesas con toques regionales. Para la noche una cena íntima en Apoala degustando comida fusión oaxaqueña; o en Almíbar, con un ambiente conemporáneo casual.

Como verás, hay opciones variadas, tradicionales, de fusión, para todos los bolsillos y gustos. ¡A comer se ha dicho!

Por Violeta H. Cantarell