Maxcanu CalcehtokSiempre buscando por una nueva aventura, mi esposo y yo salimos temprano en una mañana de este invierno hacia las pequeñas y casi nunca mencionadas de Oxkintok. Habíamos escuchado que habían grutas ahí cerca, y planeamos hacer preguntas al respecto.

Para llegar a Oxkintok, manejamos desde Mérida sobre la carretera 180 hacia Uxmal. Justo antes de dar vuelta para ir a Uxmal, encontramos las señales a Oxkintok y las seguimos. Básicamente, la carretera termina donde da una vuelta a la izquierda para Oxcutzcab, a la derecha de Uxmal, justo derecho hacia arriba de un cerro.

La carretera sube circundando el cerro, ¡lo cual es maravilloso! Después de vivir dos años en Yucatán, la vista y sensación de cualquier tipo de elevación se siente muy divertido. La primera vuelta a la derecha estaba marcada por una pequeña señal a las ruinas. La carretera parece continuar por siempre, y la mañana que emprendimos nuestro viaje, estaba llena de mariposas negras y cafés. Mientras manejábamos hacia las ruinas estábamos rodeados de nubes de estas hermosas criaturas.

Finalmente llegamos a lo que parece un amigable y bien conservado parque. Había una pequeña choza con techo de palapa en la entrada, donde se paga una entrada de 43 pesos. Y después caminamos hacia adentro y nos dimos cuenta que éramos los únicos ahí.

La zona arqueológica de Oxkintok han sido parcialmente escarbadas. Parece haber sido una hermosa ciudadela de guardia durante el periodo clásico del 750 a 1050 D.C., con cuatro grandes plazas que desembocan en El Castillo, un templo central. Uno puede fácilmente subir hacia la cima del Castillo y maravillarse con una espléndida panorámica.

Una de las estructuras únicas en Oxkintok que no hemos visto en ninguna otra parte es la roca esculpida en forma de espiral. Pudo haber sido un lugar para almacenar agua, o un lugar ceremonial. En cualquier caso, aunque su propósito es incierto, la belleza es innegable.

Otra de las estructuras es la llamada “El Palacio del Demonio” ya que ostenta representar una columna esculpida plantada en la tierra que parece un demonio o un esqueleto. E incluso había un edificio llamado Palacio Pop, que hace referencia al tipo de mosaicos encontrados en el lugar. Yo creo que tiene el nombre excelente para un centro nocturno.

Una de las mejores cosas para hacer en este lugar es sentarse y soñar despierto. Aún que sea un día caluroso yucateco, hay Oxkintokbrisas frescas que soplan por todo el sitio, especialmente en la cima de las estructuras más altas. Sentada sobre la cima del Castillo, pude ver kilómetros hacia Campeche. Una mirada más cercana, pude ver varios cerros que parecen pirámides que son ciertamente estructuras no escarbadas. La ciudad Maya que una vez fue Oxkintok era realmente más grande de lo que el sitio arqueológico es hoy.

Nuestra siguiente parada fue Las Grutas de Calcehtok. Dando la vuelta y de regreso enbajada sobre la larga carretera por la cual venimos, cuando subimos por la carretera que va al cerro, doblamos a la derecha (en vez de a la izquierda para ir sobre la carretera principal) y fuimos al final. Ahí, encontramos un lugar donde estacionar debajo de un grupo de árboles que dan buena sombra y unos cuantos automóviles más.

Aquí, hay una señal anunciando las grutas. Usualmente, hay un par de personas jóvenes esperando ahí, listos para guiar a los intrépidos viajeros adentro de las grutas. Ellos le preguntarán si desea un recorrido de una hora, de dos horas o más. Debe esperar pagar cerca de $200 pesos por un tour de una hora.

Déjeme empezar diciendo que las grutas no son para todos. Si usted tiene poca condición física, o tiene miedo a las alturas o a la oscuridad, no debe visitar esta gruta. Usted puede ir a las Grutas de Loltun, los cuales tienen guías oficiales que dan recorridos guiados, cuerdas para guiarse e iluminación. En Calcehtok usted será guiado por uno de los 75 nietos del abuelito Maya que descubrió estas grutas. Ellos cuentan con lámparas de mano con baterías nuevas y, también cuentan con linternas y, ¡Vaya que conocen bien estas grutas! No hay caminos, senderos, ni iluminación y de seguro resbalará.

Todo esta dicho, explorar las Grutas de Calcehtok es una gran aventura. Esta primera vez, entramos solo por una hora y disfrutamos visitar muchas cuevas con techos de bóveda, y escuchamos a un guía de 14 años quien nos contaba historias acerca de su abuelo y de los aluxes (criaturas Mayas que aparentan elfos) que habitan en las grutas. La segunda vez que fuimos, uno de nuestros hijos jóvenes preguntó ver los huesos, y entonces fue un viaje muy diferente. Después de una hora de estar subiendo por cuerdas y precipicios empinados, llegamos a una cueva con huesos antiguos de personas que aparentemente murieron ahí o fueron enterrados. Cuando salimos de las grutas la primera vez, nuestros pies estaban enlodados y sucios y, nuestra ropa no estaba muy limpia. Cuando salimos por segunda vez, parecía que habíamos pasado una semana adentro y estábamos completamente felices de haber sobrevivido.

Al retirarnos de Calcehtok, estábamos contentos de poder beber un par de botes de agua purificada y de tener una toalla, le sugerimos traiga lo mismo. Toma como una hora regresar a Mérida y de seguro querrá regresar rápido y limpiarse. ¡¿Por que toda esa mugre!?… Es guano de murciélago.