Capturar la profundidad de la mirada, las emociones y ese mundo interior que en cada uno habita, es parte de la estética que puedes apreciar en las pinturas de Rodolfo Baeza.

Rodolfo Baeza3Rodolfo descubrió una verdadera vocación durante su adolescencia a través del dibujo y que, antes de cristalizarse pasó por una formación en diseño gráfico en Mérida. Posteriormente, se trasladó a la Ciudad de México para colaborar en el mundo del cine, desempeñándose como asistente de arte en producciones para el reconocido cineasta Carlos Carrera. Ahí formalizó su aprendizaje en animación en plastilina y cine-fotografía. Recorrió el camino de la publicidad trabajando en una agencia, y posteriormente creando una propia.

En 2006 decidió regresar a Mérida, a sus raíces y a la pintura. Lo primero que realizó fue un mural y desde entonces no ha dejado de trabajar como pintor, muralista, tallerista, haciendo grabados y viviendo su más grande pasión.

De su paso por la publicidad heredó una disciplina de trabajo que aplica hoy en día. Ya sea por gusto propio o por encargo, Rodolfo siempre tiene algo nuevo y único en proceso. Bajo encargo una serie de retratos o “interpretaciones” de rostros, como suele llamarlos, a la par de proyectos propios. Además, también se da tiempo de impartir talleres sabatinos de pintura para estudiantes de la UADY.

En su estudio ubicado en el renovado barrio de Santiago, puedes apreciar varios momentos del proceso creativo. Para realizar una “interpretación”, Rodolfo toma una fotografía del “coleccionista”, como suele nombrar a los clientes, con la iluminación y encuadre que requiere para plasmarlo. Después, empieza a plasmar su visión en un lienzo en sombra tostada. Las capas de pintura se irán añadiendo hasta llegar a la obra final, en un proceso que dura aproximadamente de 4 a 6 meses. Varias obras se hacen a la vez en una ejecución continua.

Fuertemente inspirado por Caravaggio, la obra de Baeza pasa por una transición de tonos ocres a azules en la etapa reciente, pero manteniendo la intensidad y profundidad que lo ha venido caracterizando.

Como pintor ha expuesto individualmente en el MACAY en el 2013, en Chiapas, Xalapa, Italia, y colectivamente en la Ciudad de México, Torreón y Mérida. Además, recorre el país participando como invitado en festivales culturales. Recientemente presentó “Distopía”, un mural a dos autores en un encuentro de artes mixtas con Rubén Carrasco y en Valladolid realizó un mural para el hotel Zentik, ¡visítalo!

Por su cercanía al dibujo, realiza un ejercicio personal: los grabados. Bajo esa disciplina prepara una serie en conmemoración del aniversario de Miguel de Cervantes que se presentará próximamente en un colectivo en la Ciudad de México.

En murales, grabados o lienzos, la obra de Rodolfo Baeza refleja lo humano bajo una particular óptica que como espectador no deja de sorprenderte por su técnica y propuesta visual. Puedes conocer y adquirir su obra en Galería La Escalera, en www.rodolfobaeza.com y en redes sociales como Rodolfo Baeza Art.

Por Violeta H. Cantarell