Miles de viajeros visitan la Península de Yucatán todos los años sin ningún incidente. Sin embargo, esto no significa que el crimen no sucede. Estos son algunos consejos de sentido común para reducir la probabilidad de ser víctima de la delincuencia.

Seguridad personal: Los viajeros deben estar conscientes de sus alrededores en todo momento, incluso en áreas generalmente consideradas seguras. Las mujeres que viajan solas son especialmente vulnerables y deben tener precaución, especialmente durante la noche.

Cajeros automáticos (ATMs): Los visitantes deben ser muy cautelosos en general cuando utilizan los cajeros automáticos. Si necesitan utilizar el cajero automático, debe ser únicamente durante horas de oficina, en grandes instalaciones protegidas (preferentemente dentro de los establecimientos comerciales, en vez de cajeros automáticos, en instalaciones de cristal, muy visibles en la calle).

Conducción: Los viajeros deben tener cuidado en todo momento, evitar viajar de noche, y tal vez deseen utilizar carreteras de cuota (“peaje”) en lugar de las carreteras menos seguras (las carreteras “libres”) siempre que sea posible. Mantenga las puertas y ventanas cerradas durante la conducción. Cuando haya mucho tráfico o cuando esté detenido en el tráfico, deje suficiente espacio entre los vehículos para maniobrar y escapar, si fuera necesario. Además, no se debe dar aventones ni aceptar que le lleven a su destino o llevar a alguien a su destino. Debe evitar ir de excursión a áreas rurales o solitarios o en playas, ruinas, sendas o caminos poco frecuentados.

Acoso / Extorsión: Ocasionalmente recibimos informes de extorsión por parte de verdaderos y falsos agentes policiales mexicanos. Usted puede reducir al mínimo su vulnerabilidad al obedecer las leyes mexicanas. Al igual que en los Estados Unidos, usted puede ser arrestado en México por actos tales como la embriaguez pública, conducir ebrio o de manera imprudente; orinar en público o exhibición indecente, pelear, conducta lasciva, o posesión de drogas ilegales, como la marihuana. Si usted es detenido por un oficial de policía en México, debe estar consciente de que, legalmente, el oficial no puede aceptar pagos en efectivo por las multas, y que ofrecer un soborno es un delito grave. Además, los turistas deben tener cuidado con personas que aparentan ser agentes policiales u otros funcionarios. En caso de duda, pida su identificación.

Si usted ha sido víctima de la extorsión policial, por favor póngase en contacto con nosotros. Para presentar una queja, es útil, pero no es absolutamente necesario, tener el nombre del oficial, su número de placa y número de patrulla. Si no fue posible obtener estos datos, todavía puede ser posible identificar al policía basado en la apariencia física, el tiempo y lugar en que ocurrió el evento.

Estafas telefónicas: Cada vez es más común que los extorsionadores llamen por teléfono a posibles víctimas, a menudo haciéndose pasar por la policía u otros funcionarios, y demandan de pagos a cambio de la liberación de un familiar detenido, o para prevenir, supuestamente, un secuestro. Las personas que reciben este tipo de llamadas deben tener cuidado, ya que muchas de tales demandas o amenazas no tienen fundamento y deben intentar ponerse en contacto directamente con el miembro de la familia tan pronto como sea posible. Si no puede comunicarse con la persona desaparecida, y cree que él o ella pueda tener problemas con delincuentes o con la ley, por favor póngase en contacto con nosotros.

Para obtener información adicional, los viajeros deben consultar a la Información Específica del País de México del Departamento de Estado, la más reciente Advertencia Sobre Viajar a México, y “Ayuda para las Víctimas Estadounidenses de Delitos en el Extranjero.”

Calle 60, No 338K x 29 y 31
 Colonia Alcala Martín

Mérida, Yucatán, México CP 97050
Tel: (999) 942 5700
Fax: (999) 942 5759