Toda luna, todo año, todo día, todo viento camina y pasa también. También toda sangre llega al lugar de su quietud… (Fragmento del Chilam Balam)

La lengua maya siempre me ha parecido fascinante por su musicalidad y fuerza, y por la evocación de mis propias raíces. Si halamos de la literatura maya, tanto la de los antepasados que fundaron y habitaron estas tierras, como la que se está creando en la actualidad por las nuevas generaciones, tenemos mucho que decir.

Es necesario recordar que en la cosmovisión maya, la literatura, al igual que la ciencia, estaban al servicio de lo sagrado y no se consideraba una forma de creación personal o colectiva; por eso pocos sabían escribir, los libros eran anónimos, reservados a unos cuantos y destinados a ser leídos en rituales y ceremonias.

Los más importantes y conocidos son el Popol Vuh y los libros del Chilam Balam de varias ciudades mayas yucatecas, de los cuales el más conocido es el de Chumayel. La mayoría de los textos son de tipo religioso; sin embargo, es posible encontrar poemas como el de frase que acompaña este artículo y que hoy día se encuentra grabada en un mural en el Museo de Antropología de la Ciudad de México. Ese poema fue traducido al español por Antonio Médiz Bolio y tiene otro fragmento que a mí me parece de lo más impactante sobre la vida y la muerte:  Cantando tocaré el armonioso, sonoro instrumento. Vosotros, fascinados por las flores, danzad y alabad al Dios omnipotente. Gocemos de esta breve dicha, porque la vida es sólo un momento fugaz.

Chilam significa “el que es boca”; es decir, el que profetiza. Se llama “chilames” a los sacerdotes que interpretaban los libros antiguos para extraer de ellos profecías sobre hechos futuros. Balam significa “jaguar” o “brujo”. Cada poblado escribió su propio libro, por lo que existen “chilam balames” de numerosas poblaciones; entre ellas: Maní, Tizimín, Chumayel, Kahua, Ixil, Tekax, Nah (hoy Teabo) y Tusik (hoy Temozón). El más conocido es el Chilam Balam de Chumayel,  poblado de Tekax,  y se atribuye su compilación a Juan José Hoil; la primera traducción completa al español fue de Antonio Médiz Bolio de 1930.

Encuentra más poemas en el Chilam Balam de Tizimín:

Come, come para que tengas pan;

bebe, bebe para que tengas agua.

Ese día, polvo cubrirá la Tierra;

ese día, una plaga cubrirá la faz de la Tierra;

ese día, una nube se alzará;

ese día, un hombre fuerte se apoderará de la Tierra;

ese día, las casas caerán en ruinas;

ese día, el tierno follaje será destruido;

ese día, habrá tres signos en el árbol;

ese día, tres generaciones penderán de él;

ese día, será izado el estandarte de la batalla

y [los hombres] se dispersarán por el bosque.

Con información del Instituto Politécnico Nacional-TV

Desde hace algunos años, las nuevas generaciones de maya parlantes han retomado la literatura para expresar su propia visión, escribiendo tanto en maya como en español. Destaca Wildemair

Villegas Carrillo, quien con su primer poemario “U K’aay ch’i’ibal /El canto de la estirpe”, se hizo acreedor al Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2008, máximo galardón a las letras indígenas. Él mismo comenta que su infancia estuvo rodeado de la voz de sus padres y abuelos, de selva, del canto de las ranas y grillos que habitaban en la aguada cerca de su casa.

º

Acércate a las creaciones poéticas de Briceida Cuevas Cob desde Calkiní, Campeche; de Feliciano Sánchez Chan, un incansable promotor de la lengua maya en Yucatán con “Ukp’eel wayak’ / 7 sueños”, traducida al español e inglés; de Pedro Uc Be con su poema “Umajankaajilo’ob noj kaaj / Extranjeros de la gran ciudad”; de Miguel May May con las obras  “U k’aay xya’axche’ / Los cantos de la ceiba”, por mencionar algunos disponibles en Internet (www.mayas.uady.mx/literatura)

Es importante reconocer a la Escuela de Creación Literaria de Yucatán que imparte cursos de literatura en español y maya (Av. Itzáes No. 501 por 59 y 65).

Conoce más sobre obras de poesía maya en:

Con información del Instituto Politécnico Nacional-TV

Editorial por Violeta H. Cantarell

Fotos por: