“Viajar cura el corazón”.

Zazil Abraham recuerda un viaje que hizo con su madre a Muna cuando era adolescente. Mientras miraba hacia el horizonte desde la alta colina que dominaba el Puuc, sintió sanar un agujero en su corazón. Notó colores y vegetación desconocidos, y ese momento de tranquilidad le permitió relajarse y conectarse consigo misma.

Desde hace años, Zazil suele viajar a Muna con su cámara y sus amigos. Ella considera que es una forma de verse desde la distancia. “La experiencia de viajar, incluso si es a un destino cercano, te ayuda a conectarte con cosas nuevas: nuevas culturas, nuevas comidas, nuevos puntos de vista. Todo lo nuevo te ayuda a salir de tu zona de confort y conectarte contigo mismo “, explica Zazil.

Hay un millón de extraordinarias maneras de presentar a Zazil Abraham. Un nombre con raíces mayas,  lo esencial es que Zazil irradia carisma. Ella creció en Mérida, donde ha residido casi toda su vida. Su madre enseña clases de cocina tradicional yucateca y Zazil creció viviendo lo que ella llama la experiencia “clásica” yucateca: largas semanas en la playa entre Uaymitún y Chabihau, de día y de noche en traje de baño, comiendo alimentos dulces y salados.

Sin embargo, comer convencionalmente no contribuye exactamente a lograr el cuerpo de nuestros sueños. Con el tiempo, Zazil se encontró luchando con problemas relacionados con la positividad corporal. El tiempo en la playa se volvió difícil precisamente por los trajes de baño. Una historia que todos hemos vivido alguna vez.

Ella comenzó a reinventar su relación con la comida buscando alternativas más saludables a los platos fritos, compartiendo su experiencia en las redes sociales a lo largo del camino. Lentamente, ella obtuvo un grupo de seguidores: mujeres y hombres en todo Yucatán y más allá que estaban experimentando el mismo desafío. Las personas que quieren aprender a amar sus cuerpos como son ahora. Ella fundó un movimiento social llamado Brave Strong Worthy. Un espacio donde las personas forjan sus propios caminos hacia el amor propio.

Ella se construyó una pirámide, un mirador para verse desde otra perspectiva.

Ella me cuenta su historia sentada en su jardín, mostrando los resultados de una evolución de cinco años que resultó en un estilo de vida vegano. Me ofrece hojas de albahaca, orégano maya y menta, pidiéndome que los huela. Respiro y tengo la sensación de estar viajando, experimentando algo nuevo, conectándome conmigo misma.

Dónde ir: visita el “Parque Ecológico El Mirador” ubicado en Muna en la ex carretera a Uxmal, a pocos kilómetros del sitio sagrado. Este parque tiene una pequeña tienda llena de artesanías locales, mirador, jardines botánicos y sitio para campamento.

Zazil Abraham
Facebook: Zazil Abraham
Instagram: @zazilabraham, @bravestrongworthy

Editorial y fotos por Amanda Strickland para uso en Yucatán Today