virgen-izamalUn año más que nos lleva “Mamá Linda” a celebrarla, ya sea físicamente o espiritualmente a Izamal. Te preguntarás pero ¿quién es Mamá Linda? Es ni más ni menos que la Reina y Patrona de Yucatán, la Virgen de la Inmaculada Concepción, la cual embellece el Convento de San Francisco de Padua en Izamal y a quien se le festeja cada ocho de diciembre.

Déjame contarte un poco de la historia de la Virgen de Izamal, la cual ha sido reconocida por siglos como realmente milagrosa. Cuenta la historia que Fray Diego de Landa trajo la escultura en 1560 desde Guatemala. Lamentablemente la Virgen que vemos hoy en día no es la misma porque en la madrugada del 17 de abril de 1829 hubo un gran incendio en la iglesia que consumió los altares y el bien más preciado de los izamaleños: Mamá Linda. Pero durante aquél viaje de Fray Diego de Landa, había traído dos otras esculturas, y se dice que la que vemos hoy en Izamal es la conocida como la “hermana sustituta”, igual de bella y amada por todos.

El 29 de noviembre de cada año comienzan los preparativos de la fiesta cuando bajan a la Virgen de su camarín, el cual está ubicado en la parte superior de la iglesia, al altar. Así que si estás en Yucatán para estas fechas date una vuelta por Izamal, porque realmente lo disfrutarás. Lleva tu cámara porqué las procesiones de los diversos gremios son dignos de fotografiar.

El día siete de diciembre, por la noche, se realiza en el atrio del convento una serenata en honor a la virgen, teniendo como broche de oro a la medianoche las famosas “Mañanitas”. Esta celebración es considerada una de las más importantes en el ámbito religioso desde el siglo XVII.

En caso de que puedas, pasa la noche en Izamal y disfruta de los festejos del día 8 de diciembre. Temprano en la mañana, después de la entrada del gremio, se ofrece una misa en honor a la virgen y seguido de ella se realiza la famosa procesión con la venerada imagen por las calles más importantes de la ciudad. ¡Así que prepará tu viaje y te vemos en Izamal!

Mapas:
Península de Yucatán
Izamal

Por Natalia Bejarano Calero