Caminas por la calle y te detienes un momento, no es un fotografía (pero lo parece), es un mural con un rostro tan detallado que puedes sentir su mirada. Ese es el tipo de experiencias que vives ante el arte urbano hiperrealista de Datoer, un joven yucateco dedicado al 100% a los murales que ha logrado que los colores tomen la calle.

“Comencé con el grafiti en aerosol en los años 80’s en lotes baldíos o abandonados haciendo bombas o expresándome en tema sobre la vida, el aborto… todavía no desarrollaba una firma”, señala Daniel, nombre de pila de este artista urbano.

Al igual que muchos otros jóvenes inspirados en el movimiento del grafiti de Nueva York, encontró con su hermano y un grupo de amigos en las paredes vacías de la colonia Fidel Velázquez un lugar para expresar su voz, esto mientras estudiaba la secundaria. En aquel momento llegaron a consolidar un colectivo, GS Crew, que llegó a tener más de 15 miembros.

Daniel estaba estudiando, trabajando y al mismo tiempo perfeccionando su técnica de grafiti con aerosol hasta que hace tres años decidió dedicarse por completo a esta labor.

Hoy día cuenta con una firma, “Datoer” (inspirado en las primeras letras de su nombre, las dos primeras letras de “toda la vida” con la terminación de “ser”) y un sello único en el que ha perfeccionado la técnica hiperrealista haciendo que sus murales, mayormente rostros, prácticamente adquieran vida, de tal forma que sientes que estás frente a la persona.

“Los rostros, de niños, mujeres o adultos de la tercera edad son mi sello personal. Quiero mostrar cada expresión, el brillo, cómo la luz ilumina cada parte”, nos comparte este artista que también ha realizado murales con la técnica de punto de cruz.

Hoy realiza murales y cuadros bajo pedido, decoraciones para edificios, casas y oficinas. “Un mural de 2.5 metros de alto por 10 metros de largo puede llevar desde dos días de trabajo hasta más, ya que se colocan los andamios, se resanan las paredes y comienza con el trazado en aerosol hasta concluir con los detalles”, nos platica mientras prepara una exposición de murales en la galería de “Pizza del Perro Negro”. Este restaurante les ha brindado paredes para que Daniel, junto con su esposa, también dedicada al grafiti, y los chicos del colectivo actual GS Crew puedan expresarse.

El grafiti en Yucatán se ha ganado un lugar dentro de la escena del arte urbano, no sólo por los murales de Datoer en Mérida, sino también en Progreso, Motul, Chicxulub, entre otras ciudades. Cada vez hay más artistas dedicados a esta forma de expresión en todo el estado y los nuevos adeptos son jóvenes que se acercan a muy temprana edad con gran entusiasmo, inspirados por estos ejemplos que muestran la riqueza del estado, los rostros de Yucatán.

“¿Mis favoritos?, el muro de Don Pío en Umán, un talabartero que me inspiró con su gran labor en ese oficio; y, la flora y fauna de Yucatán en el muro de Procon en el que colaboré con otros artistas del grafiti”, señala Daniel. Puedes ver la obra de Datoer en Murales del Fraccionamiento del Parque, de Cinco Colonias, Galería Narcisa, Bistro Cultural, y una propuesta en gis en La Reforma.

Datoer tiene una visión clara de lo que quiere: trabajar cada vez más en edificios grandes, mejorar los formatos de los murales y continuar plasmando una visión positiva de la vida.  “Saber que alguien pueda ver mi mural y les pueda alegrar un poco el día es una gran satisfacción”, nos comparte un artista orgulloso de sus raíces y de su gente.

¿Qué sigue en 2018? Un proyecto con la casa José Cuervo para su mezcal 400 Conejos; consolidar un espacio en el que los “chavos” se puedan expresar; y volver a participar con un proyecto para el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC).

Datoer
FB: Datoer
Instagram: @Datoergs

Editorial por Violeta H. Cantarell
Fotografías tomadas del Facebook de Datoer con permiso expreso del artista para uso en Yucatán Today

Esta entrada también está disponible en: EN