A una ciudad se le conoce por sus calles, su gente…y sus monumentos. En Mérida Centro aún puedes encontrar como patrimonio cultural tres arcos coloniales que nos cuentan su propia historia: el de San Juan (64 por 69-A), el del Puente (63 por 50) y el de Dragones (50 por 61).

Si nos trasladamos a 1690 e imaginamos el temor a la invasión por piratas, temor compartido con el estado vecino de Campeche, así como la necesidad de delimitar el espacio donde habitaban españoles y criollos (hijos de españoles nacidos en América) de los indígenas, mulatos y mestizos, podemos entender que el proyecto de construir una muralla con arcos en las salidas principales se hubiera gestado.

Nunca pudo concretarse en su totalidad pero sí se erigieron ocho arcos. Solo sobrevivieron tres al paso del tiempo y a los continuos cambios arquitectónicos, comerciales y de tránsito del centro histórico de Mérida. Dos de ellos se encuentran muy cercanos alrededor de la Calle 50, en tanto el de San Juan un poco más alejado.

Arco de San Juan

Ubicado en el inicio del barrio del mismo nombre, fue construido en la antigua salida al camino hacia Campeche, rumbo también a la Ermita de Santa Isabel. Hoy es una construcción ampliamente conocida por situarse en el epicentro de paraderos de transporte público hacia poblaciones del interior de Yucatán. Conserva una imagen de San Juan Bautista y es uno de los de mayor tamaño. Se puede conocer caminando desde el parque del mismo nombre o bien pasando debajo de él en automóvil.

Arco del Puente

Situado en la entrada al barrio de La Mejorada, se caracteriza por tener una cruz de piedra en lugar de un santo. Debe su nombre a que tenía un puente de madera que facilitaba el paso del agua durante las inundaciones. Tiene en ambos extremos de sus bases dos arcos bajos que se funcionaban para el paso de caminantes. También hoy se puede conocer caminando o en vehículo.

Arco de Dragones

Nombrado así por colindar con el Cuartel de Dragones, un antiguo hospital de frailes franciscanos que hoy funciona como instalaciones del Centro Cultural del Niño Yucateco. En su nicho cuenta con una imagen apenas visible de San Antonio.

Es posible conocerlos de día y apreciar un poco de su historia en las placas colocadas al pie de los mismos. Su ubicación en zonas de gran afluencia hacen que sean parte del paisaje urbano cotidiano; sin embargo, resultan importantes por ser de los pocos monumentos en su tipo que se conservan en todo el país.

Con información del Ayuntamiento de Mérida

Editorial por Violeta H. Cantarell 
Fotografías por Yucatán Today

Descarga el mapa de:

 

Esta entrada también está disponible en: EN