Amanda Strickland

Originaria de una pequeña ciudad de Mississippi, comencé mi relación amorosa con Yucatán en el verano de 2011, sudando en el profundo calor de la zona Puuc. Trabajé cinco temporadas como arqueóloga de campo, y también fundé la organización tipo 501(c)3 sin fines de lucro Ko’ox Boon.

Ahora, puedo decir con certeza que me he “convertido en yucateca”. Vivo en Mérida con mi novio yucateco, Oscar, nuestro gato, Rockstar, y dos perros, Biscuit y Cochinito. Juntos, creamos la casa productora Loboluna Producciones. Soy un escritora de viajes de tiempo completo y productora de cine.

IG:@aventuracity

Te compartimos un poco de la magia de Amanda:

 

Esta entrada también está disponible en: EN